Por favor espere ...
Servimos en salud mental
¿QUÉ SERÍA DE LOS Y LAS CITADINAS SIN ELLAS?

martes 13 de mayo de 2014, 07:54:09 AM

 

Durante los constantes momentos de soledad a los que invita la tan anhelada individualidad citadina, son ellas las que compensan un necesario saludo, el deseo de abrazar y de ser escuchado, así no se le ponga “volumen a lo que se desea”.

Son grandes, gordas, altas, flacas, pequeñas, inteligentes, tiernas, feas, furiosas, lindas… y también de una combinación de varios de estos adjetivos. Son ese “no se quién”, que pasan a tolerar con paciencia los sin-sentido de sus compañeros.

Entre las necesidades y deseos de estos compañeros, ya van al médico, se lavan los dientes, se pintan las uñas y hasta el peluquero le moviliza el look… No tienen más alternativa que ser como él o la citadina, compartiendo alimento chatarra, tristezas, alegrías y somatizaciones, casi con fidelidad.

¿Quién no se ha sentido feliz cuando abre la puerta de su casa y ve una cola moverse con desespero como si a un crío le dejaran entrar en una dulcería, sin acordarse del tiempo que lleva solo y hasta sin agua?

 

Ellas son esos seres magníficos  mal llamadas mascotas, palabra que hace referencia  a  “un animal de compañía o doméstico que no es forzado a trabajar, ni tampoco es usado para fines alimenticios”... Qué duro contexto semántico a tan intrépido habitante de la familia, y creo no exagerar con esta apreciación: hace parte de la familia aunque se vincule tan solo uno sus compañeros,  y eso es suficiente para este.

 Jugando un poco con el mismo término, mascota parece provenir del francés mascotte, y este del latín mascoto, que significa «talismán», por lo que después se aplicó a personas o animales que traían buena fortuna. Un ejemplo de esto son las mascotas de los equipos deportivos.

Con el tiempo, algunos animales cercanos al hombre se convirtieron en objeto de su superstición… ¡qué buena suerte por estos que se salvaron de la olla!

Podría decirse que hoy las mascotas  son los animales de compañía, los mismos que se crían y reproducen con la finalidad de vivir con las personas, con fines educativos, sociales o lúdicos, con o sin alguna actividad lucrativa. En casi todas las sociedades humanas las mascotas suponen un fenómeno social muy antiguo. En la mayoría de los lugares del mundo, el perro y el gato son las mascotas por excelencia, con siglos de tradición y cría selectiva, pero se han hecho un hueco muchas especies, algunas con gran tradición, como las aves de canto, los caballos, las carpas doradas, los conejos, el hámster, etc.

Bien amplio que está el actual panorama de las mascotas, tanto, que moviliza el comercio ilegal de especies… Pero, este tema nos puede desviar un poco…

Parece encontrarse entre las diversas civilizaciones que las mascotas hacen parte interesante de la socialización de los sujetos, pues aparte de dependerse de estos en la sociedad agraria, pasan a involucrarse afectivamente con los mismos, teniendo en cuenta que presenta el citadino mejor vinculación con las animales mamíferos -que con sus  características generales presentan similares posibilidades biológicas de sentir y expresar afecto-.

Progresivamente algunos animales selectivos para el citadino han pasado de ser objetos de sus necesidades básicas para ser objeto de sus afectos, moviéndose a compensar diversas interacciones humanas, donde es la mascota el que acompaña, consuela, saluda, escucha y hasta protege –o al menos da esta sensación- al citadino. ¿Qué sería de muchos citadinos sin ese lengüetazo, ronroneo, batida de cola o trinar; ante la ausencia de un beso de su especie?

Así que posiblemente sea preciso abordar una relación entre la salud del citadino y la mascota, más aún de su salud mental y emocional (Aunque es un error hablar de salud mental en la medida que la misma concepción evoca a la división del humano, entre por lo menos cuerpo y mente, pues la salud es un estado integral que incluye a “ambas”, que integra).

Intensificando esta mirada de salud, para efectos comprensivos, es la mascota quien compensa muchas necesidades entre los sujetos, que entre sí no es posible satisfacer.  Es la mascota más que un objeto en casa, más que un elemento de juego, más que una fuente de poder del citadino –en la medida que la buena vida de la mascota depende crucial mente de su compañero-.

A través de su presencia en la familia, es posible entrenarse en el establecimiento de reglas y responsabilidades y de ser consecuente en el ejercicio de establecerlas, de vincularse afectiva y significativamente, adicional al aprendizaje de la fidelidad y la confianza, pautas irreductibles de la socialización humana.

Ante las frustraciones en las relaciones humanas pueden pasar a complementar esa imposibilidad determinada de contacto. Su fidelidad estremece y potencia el autoestima de su compañero, mal llamado amo. Es un amo que necesita que lo amen cuando le es difícil moverse por el amor de otro, o porque tiene tanto amor que le llega hasta a los animales, sin importar si es un buen compañero para el animal.

 

¿Cuántos poco cuerdos, logran serlo, con el hecho de tener con quien compartir, así no hable? Ese es el milagro de la mascota, una posible compensación que moviliza la socialización y sus valores pero con un vínculo animal que es habitual aunque poco comprendido. ¡Qué paradójico!

Pero, ¿qué sería de la salud mental de las ciudades sin las mascotas?...  Eso le toca juzgarlo a cada uno mientras se estudia.

 

JULIO GONZÁLEZ

Publicado por Julinholon | No hay comentarios

Comentarios

Debe haber iniciado sesión para dejar un comentario

  • No hay comentarios
Más artículos
Usuario: Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
Nombre: Apellidos: Usuario: Contraseña: Verificar contraseña: Correo electrónico:
Terapeutas conectados
En este momento no hay terapeutas disponibles en línea.

Para ser atendido en línea, seleccione el número de sesiones y el psicoterapeuta de su preferencia.

Sesiones
Psicoterapeuta
Frase célebre

Me lo contaron y lo olvidé, lo vi y lo entendí, lo hice y lo aprendí.

Confucio

Grafiteros
  • Facundo: Camina o te alcanza la Parca http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_150458.html#.VMKSDoJeJx
  • kitayama: Expresar la ira es malo para los gringos y excelente para la salud de los japoneses
  • Mion: Ahora resulta que hacerse pis en la cama es el medidor de depresión: si te cascan te deprimes, si no lo hicieron, te salvas
  • Glass: No seas plástico, regresa al envase retornable
  • nietzche: Segun la mitologia cristiana, hoy 22 de octubre dios creo el mundo. Me gustaria saber quien y como pudo verificarlo
Saludo
Encuestas

Dado el creciente interés en el tema de la felicidad, nos preguntamos: ¿Cual de estas cosas te haría mas feliz?

Ganar la lotería
Tener un trabajo estable
Ser correspondido en el amor
Vivir muchos años
Resultados
Síganos
© 2017 Alféizar - Todos los derechos reservados
Desarrollado por FELINUX LTDA