Por favor espere ...
Servimos en salud mental
!!!un caso especial!!

martes 13 de mayo de 2014, 07:56:48 AM

 

Un caso bien especial!!

 

A continuación relatare un típico caso de pacientes con trastornos mentales que llegan al servicio de urgencias del Hospital Departamental de Buenaventura y los cuales en el programa de Psicólogos clínicos en apoyo del psiquiatra itinerante han encontrado una opción de atención y tratamiento.

 


Parecía ser un día normal, en el cual la jornada empezaba si mayor preocupación, cuando de repente se acerca el director del área de urgencias y me dice que tiene un caso para mi. Esto, debo de reconocer, me lleno de expectativa debido a que son pocas las veces que este doctor me hace un comentario. Cuando indago un poco mas, encuentro un joven de 16 años que había intentado lanzarse al vacio desde un segundo piso de un establecimiento público. El joven de aspecto un poco mayor, sumamente desorientado, me mira pero no logra articular ninguna palabra.

Afuera en el pasillo, la madre luce angustiada por la suerte de su hijo mientras yo intento realizar la anamnesis. La señora, de unos 40 años aproximadamente, con una notable angustia, niega que su hijo durante la primera infancia haya sufrido alguna enfermedad de consideración pero relata que hace 5 meses en una discusión con sus amigos sufre una caída, que lo dejo inconsciente durante 20 minutos y que desde entonces su hijo no es  el mismo: que se ríe solo, en ocasiones habla solo y,  algo que para ella ha sido muy difícil de sobrellevar, que hace 2 meses inicio a consumir marihuana.

Al escuchar el relato se me vinieron varias ideas a la cabeza, entre ellas hipótesis diagnosticas: un hematoma subdural o una psicosis reactiva o una psicosis toxica asociada al consumo de marihuana o tal vez una esquizofrenia? En ese momento eran muchas las cosas que habían que pensar, pero justo entonces se presentó otra situación y debí  dejar este caso de lado no sin antes recomendar manejo clínico con el médico de urgencias y solicitar paraclínicos de control, además de sugerir un plan de sedación, para que no realizara un intento de fuga u otro intento suicida.

El tiempo pasó muy rápido y de repente me buscan en la oficina para decirme: “Doctora que vaya a urgencias que el muchacho de esta mañana se va a tirar”. De inmediato salí y afortunadamente cuando llegue al servicio un par de amigos policías con los que había hablado sobre el manejo de paciente psiquiátrico y a los cuales la experiencia los tiene expertos, ya tenían controlado al joven, pero también se habían impregnado por la sensación de la madre y sus caras lucían contagiadas por la angustia.

 

Al revisar la historia encontré que las recomendaciones que había dejado consignadas no se habían seguido y que el paciente parecía atravesar por un cuadro psicótico severo. En lo poco que logre entender de su lenguaje tenía un delirio de persecución muy intenso y se encontraba referencial con las figuras de autoridad entre ellas la policía, su madre y el personal médico. Solo quedaba iniciar el plan de sedación que según la recomendación de nuestro psiquiatra es la mejor opción en estos casos de peligro para evitar que su vida siguiera en riesgo y perseguir a la enfermera por todo el servicio para que lo hiciera, efectivamente después de mucho intentar se logro.

Viendo el peligro evidente en el que se encontraba, le mencioné a la madre la gravedad de los síntomas y que lo ideal era remitirlo a un centro especializado en la ciudad de Cali, para descartar una organicidad. Ella parecía comprender un poco, no obstante me recordó la realidad de la cual yo había estado un poco escindida, mencionándome que eso iba a ser más complejo de lo que pareciera y que tenía miedo de ver que su hijo empeorara en esas condiciones, además que la situación de paro laboral en que se encontraba el Hospital hacía difícil el manejo de su caso, ante lo cual solo me quedó darle la razón y esperar, no sin antes mencionarle la importancia de que le recordara a las enfermeras que la medicación de su hijo debía ser cada 8 horas, para evitar episodios como los vistos en menos de 8 horas.

Bueno, la jornada laboral se acabo, el joven quedo con su plan de sedación, aparentemente tranquilo, mamá y policías también y me marche a mi residencia; al día siguiente al intentar ingresar al hospital por la puerta de urgencias me encuentro nuevamente con los policías del turno anterior, algo exaltados y me comentan que el paciente nuevamente había intentado tirarse del tercer piso del hospital pero que habían logrado controlarlo, cuando intento ingresar me dicen que debo de hacerlo por la puerta de  consulta, (y por la cual se debe de dar una vuelta de 2 cuadras) y cuando llego a este lugar me dicen que no van a dejar ingresar a ningún funcionario, porque la asamblea permanente es para todos y que “si nadie sale nadie entra”. Preocupada por el cuadro tan especial que acababa de ver en urgencias, esperé a que llegaran los encargados para ponerlos al tanto.

En medio de arengas y bailes alusivos a la situación financiera del Hospital, llegó la subgerente y le mencioné mi preocupación por la salud mental del paciente y lo urgente que era remitirlo. Como en otras ocasiones, no me dio mayor respuesta, pues habían otras dificultades prioritarias, luego llegó el director de urgencias (el que me había comentado inicialmente la llegada del caso) y tampoco encontré mayor respuesta, cuando de repente veo que viene nuevamente mi paciente hacia consulta externa en compañía de uno de los policías y de la madre. El joven estaba desesperado y creía que en urgencias lo iban a lastimar. Al preguntar sobre el medicamento dado se menciona que hasta el momento no le había suministrado nada, para ser más exactos desde la tarde anterior cuando estuve en el servicio.

Finalmente entré y hablé con varios funcionarios sobre la importancia  de no dejar descubiertos estos pacientes. Dos días después logré que le hicieran una tomografía al paciente, y se entregó la papelería a la madre para que lo llevara a Cali,  pero ella menciona que sus recursos no le permiten hacer este viaje aunque reconoce que el paciente no está “normal”.

Desafortunadamente esta escena la he vivido en varias ocasiones y con diversas patologías mentales, en las cuales la dificultad de acceso o las inconsistencias en el sistema imposibilitan que los pacientes mentales accedan a tratamientos de calidad y situaciones en donde no solo son víctimas de la discriminación social por ser mal llamados “locos” sino en donde las mismas instituciones los hacen a un lado una y otra vez.

Nebepi


 

Publicado por Nelmy | No hay comentarios

Comentarios

Debe haber iniciado sesión para dejar un comentario

  • No hay comentarios
Más artículos
Usuario: Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
Nombre: Apellidos: Usuario: Contraseña: Verificar contraseña: Correo electrónico:
Terapeutas conectados
En este momento no hay terapeutas disponibles en línea.

Para ser atendido en línea, seleccione el número de sesiones y el psicoterapeuta de su preferencia.

Sesiones
Psicoterapeuta
Frase célebre

Si no te equivocas de vez en cuando, quiere decir que no estás aprovechando todas tus oportunidades.

Woody Allen

Grafiteros
  • Facundo: Camina o te alcanza la Parca http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_150458.html#.VMKSDoJeJx
  • kitayama: Expresar la ira es malo para los gringos y excelente para la salud de los japoneses
  • Mion: Ahora resulta que hacerse pis en la cama es el medidor de depresión: si te cascan te deprimes, si no lo hicieron, te salvas
  • Glass: No seas plástico, regresa al envase retornable
  • nietzche: Segun la mitologia cristiana, hoy 22 de octubre dios creo el mundo. Me gustaria saber quien y como pudo verificarlo
Saludo
Encuestas

Dado el creciente interés en el tema de la felicidad, nos preguntamos: ¿Cual de estas cosas te haría mas feliz?

Ganar la lotería
Tener un trabajo estable
Ser correspondido en el amor
Vivir muchos años
Resultados
Síganos
© 2017 Alféizar - Todos los derechos reservados
Desarrollado por FELINUX LTDA