Por favor espere ...
Servimos en salud mental
AGUA DE COGOLLO DE MANGO SERENADO

martes 13 de mayo de 2014, 08:00:23 AM

 

En homeopatía mencionan el uso de mas de dos mil sustancias como tintura madre, las cuales se someten a procesos de dilución y dinamización para hacer cumplir la ley de la infinitesimalidad (no sé si la palabra existe) de las dosis, que implica pasar las sustancias por gran numero de diluciones y de centenares de agitaciones que se realizan con una rutina y numero especial que se considera tienen importancia para el fin buscado.

 

Los escépticos acerca de los beneficios de la homeopatía insisten en el argumento clásico en contra que dice que con las sucesivas diluciones las sustancias inicialmente inmersas en el líquido al final no existen o son tan pequeñas que no pueden tener una acción sobre el cuerpo de quien ingiere el producto. Los homeópatas contraatacan con argumentos del mismo tenor, diciendo que más de mil estudios de diversas especialidades médicas confirman los efectos biológicos de cantidades muy pequeñas de muchas sustancias sobre sistemas biológicos.

 

De todas formas, como soy poco dado a creer, algo me empezó a intrigar: sí aquello que ofrecen como medicinas homeopáticas son sustancias potencialmente toxicas diluidas ¿Porque nadie trata de suicidarse con medicinas homeopáticas? 

 

Con esta pregunta en mente, encontré que un grupo de investigadores intentó suicidarse de forma masiva hace ocho años tomando una sobredosis de diversos medicamentos homeopáticos  y como resultado no tuvieron ni siquiera un mínimo dolor de barriga.  La intención del grupo, que ha hecho toda clase de esfuerzos para tratar de echar por tierra los argumentos de los homeópatas sobre los supuestos beneficios propios de estas terapias quedó bastante bien descrita según ellos.

 

La apuesta era verificar que del supuesto veneno que contienen los elixires homeopáticos, al diluirlo una vez y otra vez, hasta siete veces, no queda nada más que lo que la imaginación permita. Los afectados, es decir, los vendedores de drogas homeopáticas, que obtienen por la venta de estos productos, cifras de vértigo que llegan a los miles de millones de dólares  afirmaban lo contrario con los mismos argumentos.

 

El tema tomó carácter explosivo hace como unos  tres años cuando Luc Montanier, uno de los virólogos que con el descubrimiento del VIH ganó el  premio Nobel de medicina, decidió meterse de lleno en el asunto y encontró que las señales electromagnéticas de la medicina original permanecen en el agua y tienen importantes efectos biológicos, lo cual de alguna manera apoya la idea original de los homeópatas, que insistían en que lo que producía el efecto terapéutico eran las modificaciones en la estructura del agua y no las moléculas presentes en ella, porque muchas de las sustancias eran nocivas cuando se usaban sin diluir. 

 

Este apoyo impensado fue aprovechado con gran difusión, pero no explica mi pregunta, porqué entonces como se logra que el líquido tenga solo efectos terapéuticos y no responda por los efectos tóxicos de las sustancias ¿agitando hacia un lado y no para el otro?

 

El año 2009 alguien tuvo otra idea brillante, se le ocurrió medir los posibles beneficios de las terapias alternativas en función del costo y encontró algo bien interesante: los precios de los medicamentos homeopáticos influyen de una manera poderosa en el efecto que producen sobre el organismo. Cuando el producto era vendido con un precio alto los resultados eran indudablemente mejores que  cuando era entregado por pocos centavos y definitivamente no servía si lo regalaban.

 

Para empatar las cosas, los homeópatas están en mora de replicar este estudio pero con los medicamentos convencionales, con los honorarios médicos o con el costo de la atención en las clínicas y hospitales. Tal vez nos sorprenderíamos con un descubrimiento impensado, que la mejoría depende de lo que esperamos aunque no existan mayores diferencias en lo que recibimos, sea convencional o no.

 

De todos estos estudios que en estas vacaciones me puse a revisar, encontré uno de 2008 en la revista PloS en el que el grupo liderado por el doctor Irving Kirsch, psicólogo de la universidad de Hull, en Gran Bretaña. En ese estudio, se comparaban los estudios que se publicaron y los que no se publicaron, sobre los efectos de diversos fármacos antidepresivos, en el tratamiento de la depresión leve a moderada.

 

Los resultados mostraban que los fármacos tenían resultados similares a los de los placebos. Solo encontraron diferencias en las depresiones severas, en las que el efecto del antidepresivo era notoriamente mejor. Esto implica que los tratamientos alternativos a los fármacos frente a los que el paciente tenga una alta expectativa de mejora pueden ser tan eficaces como el tratamiento químico convencional.

 

Como aporte a la polémica sin solución a la vista,  el doctor Ted Kaptchuk de  la escuela médica de Harvard y otros colegas del Centro médico Beth Israel encontraron con sorpresa que cuando se dividía un grupo de pacientes con síndrome de intestino irritable (enfermedad común en la consulta médica) de tal forma que a  unos no se les suministraba medicamentos y a otros se les decía que les iban a dar un placebo, mejoraban más los que recibían las píldoras placebo que solo contenían sustancias inertes recubiertas de azúcar, mucho mas que los otros, dejados a su suerte.

 

Las conclusiones que saqué de todo esto son diversas, posiblemente involucran cosas cuya importancia se ha dejado de lado como el poder curativo de la consulta médica, que en la medida en que compite con el ritual chamanístico mucho más elaborado, pierde por su carácter cada vez mas rutinario en el que se crea una distancia emocional con el paciente, carente del simbolismo y la tradición medica.

 

Empecé a preguntarme otras cosas: ¿Cuál es la importancia relativa del principio activo en la curación? ¿De veras las medicinas homeopáticas son inocuas y sin efectos secundarios? ¿Si soy un escéptico entonces nada me obra? ¿Es este el verdadero modo de acción de la homeopatía y otras disciplinas no convencionales?

 

Cuando ya empezaba a rumiar preocupaciones sobre si los ateos buenos podrían ir al cielo, me acorde de mi abuela y del agüita de cogollo de mango serenado, que se dejaba sobre una lata de zinc durante toda la noche y al dia siguiente después de hervir durante varias horas, se pasaba por un filtro y con un poquito de azúcar, servía para la bronquitis y el dolor de muelas.

 

Aunque no valía nada porque el árbol de mango crecía gratis en el patio y así no fuera temporada de mangos, el resultado era fantástico. Ahora pienso que en realidad, lo que servía era el azúcar y la sonrisa de la abuela. Ahora me toca hacer la investigación sobre la utilidad del agua de mango con y sin azúcar.

Y pensandolo con calma, que tal si envasamos el agua de mi abuela y la cobramos a buen precio... creo que por fin voy a salir de todos mis problemas economicos. 

Publicado por Ivan | No hay comentarios

Comentarios

Debe haber iniciado sesión para dejar un comentario

  • No hay comentarios
Más artículos
Usuario: Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
Nombre: Apellidos: Usuario: Contraseña: Verificar contraseña: Correo electrónico:
Terapeutas conectados
En este momento no hay terapeutas disponibles en línea.

Para ser atendido en línea, seleccione el número de sesiones y el psicoterapeuta de su preferencia.

Sesiones
Psicoterapeuta
Frase célebre

La imaginación consuela a los hombres de lo que no pueden ser. El humor los consuela de lo que son

Winston Churchill

Grafiteros
  • Facundo: Camina o te alcanza la Parca http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_150458.html#.VMKSDoJeJx
  • kitayama: Expresar la ira es malo para los gringos y excelente para la salud de los japoneses
  • Mion: Ahora resulta que hacerse pis en la cama es el medidor de depresión: si te cascan te deprimes, si no lo hicieron, te salvas
  • Glass: No seas plástico, regresa al envase retornable
  • nietzche: Segun la mitologia cristiana, hoy 22 de octubre dios creo el mundo. Me gustaria saber quien y como pudo verificarlo
Saludo
Encuestas

Dado el creciente interés en el tema de la felicidad, nos preguntamos: ¿Cual de estas cosas te haría mas feliz?

Ganar la lotería
Tener un trabajo estable
Ser correspondido en el amor
Vivir muchos años
Resultados
Síganos
© 2017 Alféizar - Todos los derechos reservados
Desarrollado por FELINUX LTDA