Por favor espere ...
Servimos en salud mental
visto de cerca ninguno es cuerdo

martes 13 de mayo de 2014, 08:01:14 AM

Recientemente escuchaba en un programa informativo radial, un comentario acerca de un  suceso que estaba ocurriendo en una pequeña población de Antioquia, según la cual, un funcionario público, más exactamente de un juzgado local, estaba dedicado a matar las horas vagas arrancándoles los dientes a pequeños habitantes del lugar. Esta noticia despertó en mis curiosos oídos la necesidad de profundizar más al respecto, -y dado que la información recabada por los periodistas no daban para producir mayor comprensión al respecto-, me adentré en el mundo de la internet para  pesquisar detalles de la noticia  y cuál no sería mi sorpresa al conocer sobre la profesión de psicólogo del agresor en cuestión; lo que me llevó a pensar con preocupación cómo  en nuestro medio ya está un tanto desvalorizada esta profesión por algunos de nuestros contertulios, a quienes incluso en ocasiones he escuchado expresiones como: “los psicólogos son más loco que una cabra”, “no pueden con su vida y pretenden arreglar las ajenas”, “detrás de cada psicólogo, lo que hay es un tremendo demente”, para que además uno de nuestros colegas  cometa  semejantes acciones…

Por otra parte, si buscamos en las crónicas de la historia, encontraremos datos similarmente curiosos, como el recientemente referido por un eminente  psiquiatra, con relación a un antiguo y hasta simpático caso de un denominado “ladrón de olores”, que en un país de oriente, en el cual abunda la población musulmana, el susodicho robaba los zapatos y babuchas del pie izquierdo de los orantes aprovechando que los fieles se descalzaban varias veces al día para rendir su culto religioso en las mezquitas, y que por tal delito fue condenado a varios años de cárcel, según las rígidas leyes del país en cuestión.

Es sabido por muchos que estas tendencias, desde lo legal  se denominan perversiones y desde la psicopatología se llaman parafilias o trastornos de las  preferencias sexuales, aunque a más de uno debe  causarle asombro conocer cuán variadas y extrañas pueden ser las prácticas eróticas de algunos de sus congéneres; y como nuestro hermoso idioma es tan amplio, se han rotulado muchas de las  existentes (por ejemplo, atolagnia: placer obtenido al oler flores, apotemnofilia: excitación sexual producida por la idea de ser amputado).  Pero más allá de preguntarnos por las denominaciones, (¡existen más de 235 clasificaciones y sólo iniciadas por la letra a aparecen más de 55¡), ninguna de ellas para etiquetar a los “roba-dientes-de-leche” (¿?) en tanto que  sí a  los “roba-olores” (osmolagnia: excitación producida por olores en general;  ozolagnia: atracción por olores fuertes;  olfatofilia: atracción por los olores corporales)  o a los “roba-zapatos” (retifismo: se dice que la padece quien disfruta del olor que emanan éstos). Dado su interés en esta parte del cuerpo, cabe suponer que este sujeto tiende hacia el fetichismo, que se cataloga como una especie de dependencia de algún objeto inanimado que actúa como estímulo de la excitación y gratificación sexuales.

Pero más allá de estas curiosidades lingüísticas, que ubican los orígenes de la expresión parafilia desde sus raíces: para=junto y filein=amor, (amor paralelo, literalmente), surge la cuestión acerca de la etiología, la explicación científica y lógica de estas tendencias desviadas de la conducta,  cuyo principal fin se supone  sea buscar algún tipo de placer sexual; para ilustrar lo anterior podemos hacer mención anecdótica acerca de que  el roba olores  confesó que su motivación para efectuar estos particulares robos, tenía que ver con el disfrute de las fragancias que emanaban de los zapatos robados, a pesar de que nunca se aclaró por su gusto por los del pie izquierdo;  mientras que el “ratón Pérez de Urrao” no da explicación ni disculpa satisfactoria de su conducta, ni ante  sus víctimas ni ante los curiosos periodistas y oyentes de la noticia.

Podríamos agregar que ni siquiera los vertiginosos avances científicos de los últimos tiempos han permitido aclarar de manera satisfactoria y contundente  los orígenes de las parafilias: mientras que desde la mirada fisiológica y racional se intentan explicaciones que  las relacionan  con niveles altos de andrógenos o con alteraciones del lóbulo temporal, por ejemplo, para los adeptos al estudio de la psique podrían ser  influenciadas en sus orígenes, por primeras experiencias sexuales inapropiadas (tales como abusos sexuales en la infancia),  o surgir por prohibiciones reiteradas de manifestaciones sexuales o afectivas primarias, lo que conllevaría en algunos al desarrollo inadecuado de destrezas sociales y que serían  compensadas estableciendo contacto y disfrutando de relaciones estrambóticas o que se ubican por fuera de lo usual, pero que en últimas no satisfacen a quien las padece, sino que por el contrario, terminan anulando al sujeto quien en última instancia, a pesar de ser catalogado en ocasiones de victimario, termina sintiéndose  víctima de su propia compulsión.

Como la naturaleza humana es tan impredecible y sumamente compleja, no falta el que diga que en la viña del señor de todo abunda, tal como decía un conocido para referirse a personajes con comportamientos  no del todo usuales: “hay unos locos que se esconden debajo de la ruana a comer mocos  para que no les pidan”, y, contradiciendo los dictámenes del  sumo pontífice,  podría proponerse  que cada uno construye su propio cielo o infierno en este mundo en la medida en que logre asumirse y orientar su vida de forma adaptativa o no;  ante tal variedad de posibilidades, tantas como seres habitamos el planeta, la normalidad   como diría Einstein,  es sólo una cuestión de relatividad… cultural.  Y si no, miremos  a nuestro alrededor, en estos tiempos en que la tecnología nos ha posibilitado acercarnos  tanto a lugares anteriormente tan distantes e inimaginables  para constatar  que valores y comportamientos especialmente sexuales que para unos grupos humanos son catalogados como normales, son censurados por otros,  como por ejemplo y para no ir muy lejos, la tranquilidad con que asumen la iniciación sexual e incluso las prácticas sexuales posteriores algunos habitantes rurales de la costa Atlántica de nuestro país con especies animales, es  interpretada  por parte de los originarios  del interior como algo inaceptable e inmoral.   

Retomando el título que parafrasea al cantor brasilero Caetano Veloso (“de perto, ninguém é normal”), cabe mencionar  la discutida y subjetiva noción de normalidad, que   pretende situar a quienes carecen de diferencias significativas con su colectivo, lugar en el cual todos aspiramos a ubicarnos, pero que por diversidades de motivaciones algunoslograrán mejores puestos que otros; faltaría agregar que ante un abanico tan amplio de  posibilidades de la existencia, lo importante es intentar buscar el equilibrio a través de acciones que no vulneren los derechos ajenos (incluidas otras especies distintas a la humana) y que estén enmarcados dentro de valores que ojalá tuviesen un carácter universal, tales como la tolerancia, el respeto y la empatía hacia nuestros semejantes sin importar las idiosincrasias,  como medio para lograr una armonía que se irradie desde nuestro interior al entorno  del cual hacemos parte.

Publicado por magnolia | No hay comentarios

Comentarios

Debe haber iniciado sesión para dejar un comentario

  • No hay comentarios
Más artículos
Usuario: Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
Nombre: Apellidos: Usuario: Contraseña: Verificar contraseña: Correo electrónico:
Terapeutas conectados
En este momento no hay terapeutas disponibles en línea.

Para ser atendido en línea, seleccione el número de sesiones y el psicoterapeuta de su preferencia.

Sesiones
Psicoterapeuta
Frase célebre

Si dios no es amor, no vale la pena que exista

Henry Miller

Grafiteros
  • Facundo: Camina o te alcanza la Parca http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_150458.html#.VMKSDoJeJx
  • kitayama: Expresar la ira es malo para los gringos y excelente para la salud de los japoneses
  • Mion: Ahora resulta que hacerse pis en la cama es el medidor de depresión: si te cascan te deprimes, si no lo hicieron, te salvas
  • Glass: No seas plástico, regresa al envase retornable
  • nietzche: Segun la mitologia cristiana, hoy 22 de octubre dios creo el mundo. Me gustaria saber quien y como pudo verificarlo
Saludo
Encuestas

Dado el creciente interés en el tema de la felicidad, nos preguntamos: ¿Cual de estas cosas te haría mas feliz?

Ganar la lotería
Tener un trabajo estable
Ser correspondido en el amor
Vivir muchos años
Resultados
Síganos
© 2017 Alféizar - Todos los derechos reservados
Desarrollado por FELINUX LTDA