Por favor espere ...
Servimos en salud mental
PATATÚS, PATACORÉ, SOPONCIO, YEYO, NEURONAS ESPEJO

domingo 29 de julio de 2012, 12:29:14 AM

 

 

Reconozco que hace bastantes años que no asisto a conciertos y presentaciones públicas muy concurridas. La última vez que lo hice, movido por el espíritu nacionalista que generaba el artista, fui a ver a don Carlos Vives cantando vallenatos con guitarra y vestido con una pantaloneta de jeans que no se compadecía con sus piernas flacas y su edad.  En realidad el asunto fue bastante divertido y posiblemente hubiera logrado permanecer hasta el final si no hubiera sido porque en las filas de adelante empezó a revolverse la gente que permanecía en pie y brincaba rítmicamente, tras lo cual empezaron a caer algunas señoritas como si fueran fulminadas por un rayo.  Tres o cuatro jovencitas hacían aspavientos por un lapso corto y luego se desmadejaban como un tronco de árbol.

 

Me preocupe al ver caer a la primera, pero luego el asunto se volvió epidémico y ya no sabía si reír o llorar, entonces voltee a mirar a la amiga que estaba junto a mí, para compartir la sensación de ridículo que creía estaban haciendo los espectadores al desmayarse en una presentación de pseudo vallenato,  algo que  solo imaginaba posible en una presentación de los Beatles o los Rolling Stone, pero cuál no sería mi sorpresa al ver en el suelo a su novio, que nos había acompañado a la función.

 

Estaba muy joven entonces y solo me ocupe de llevar al desmayado al baño a mojarle la cabeza con agua, tras lo cual abandonamos el estadio.  El tema de la histeria colectiva y los desmayos grupales lo seguí de lejos, pero con cierta periodicidad encontraba referencia en los periódicos y noticieros que le daban notoriedad a grupos de adolescentes que tenían crisis de llanto y espasmos después de asistir a conciertos o de participar en actividades que los angustiaban, dentro de los cuales ocupaban un lugar importante los rituales mágicos como la lectura de la tabla ouija o cosas parecidas.

 

Así como los médicos usamos nomenclaturas poco claras para tratar de explicar aquellas enfermedades de las cuales no tenemos la menor idea y de forma llamativa mientras más nombres le asignemos, mas fácil es deducir que no solo no tenemos explicación sino que además no sabemos cómo tratarlas; así también, el público en general asigna nombres diversos a estas condiciones, que al no entender son vistas de forma sarcástica por los profesionales y por los observadores.

 

En el caso que nos ocupa, los nombres que anoté al encabezado son usuales en diversas regiones de la geografía para designar los desmayos súbitos y muchas veces grupales que ocurren en situaciones de alto contenido emocional.  El ultimo que conocí fue el “patacoré” que en la costa pacífica nomina a los vértigos y sincopes que pueden ser hasta simulados en algunos momentos, como por ejemplo los que realizan las celebres plañideras, que lloran y se desmayan por contrato en ceremonias funerarias para dar mayor realce al ritual.

 

Como siempre, podríamos simplemente pensar que estos momentos en los que nuestro organismo no tolera la sobrecarga emocional y opta por el desmayo, que en alguna medida sirve para que nuestro sistema autónomo pueda cumplir sus funciones de forma inconsciente sin interferencias cognitivas. Pero tal explicación no sirve para aquellas situaciones en que las personas empiezan a caer como los pines en un boliche.

 

El mes pasado se presentó una nueva explicación a estos sucesos e involucró unas amigas que habían sido relacionadas antes con el concepto de empatía. Se trata de las neuronas espejo, que aunque solo han sido realmente exploradas en algunas especies de monos, han sido postuladas como los elementos neurales que permiten el aprendizaje de los gestos de los congéneres y a partir de su presencia, el establecimiento de interacciones.

 

En un principio se consideraron solo un sistema de imitación pero cada vez se las involucra en actos más complejos que permiten hacer propios las acciones, sensaciones y emociones de los demás, asignándoles un importante papel en la abstracción como corresponde a su ubicación en áreas del cerebro como el área de Broca que se ocupa del lenguaje y el lóbulo parietal.

 

Los últimos años su importancia en la investigación ha sido cada vez mayor, pues la idea de poder en alguna medida  diluir la barrera entre las personas y las comunidades haciendo un trabajo mucho más rápido que el propuesto por las teorías evolucionistas que precisan de varias generaciones para poder compartir información tan compleja con nuestros congéneres e incluso permite que ciertas conductas de otras especies sean transmitidas en una sola generación al observador, que para el caso de los investigadores es un mono.

 

En el asunto de las ya mencionados patatús, patacoré, soponcio y yeyo, que son conocidos también por los médicos como histeria, trastornos de conversión o trastornos disociativos, las explicaciones habían pasado por el psicoanálisis, que en términos simples llamaba “conversión” al mecanismo psicológico que permite cambiar recuerdos intolerables por síntomas somáticos, pero también se ha mencionado  que los síntomas conversivos son interpretaciones alteradas  de datos sensoriales que se integran erróneamente a la conciencia,  mecanismos protectores  que involucran comportamientos previamente aprendidos,  mapas corporales falseados, entre un sinnúmero de explicaciones.

 

Pero lo mas reciente, de febrero de este año, son las investigaciones de Lee y Tsai http://www.medscape.com/medline/abstract/19815347que hablan de cuatro características  de las neuronas espejo que podrían explicar su papel en la histeria grupal o como se llame:  primero, consideran que una falla en el componente inhibitorio de ciertos individuos puede predisponerlos a imitar a otros (lo cual explicaría porque algunos se desmayan y otros no), segundo, la trasmisión de la histeria grupal típicamente ocurre por medios grupales  o auditivos,  que son procesados por las neuronas espejo, tercero, las neuronas espejo podrían explicar el asunto del contagio emocional, pues son las que permiten captar y compartir las emociones de otros, y finalmente, la actividad de las neuronas espejo es mayor en mujeres, un grupo considerablemente sobre representado en los episodios de histeria de masa.

 

En resumen, la activación de las neuronas espejo, puede explicar estos fenómenos de masas, muy apropiada e interesante de un asunto complejo que no ha sido suficientemente estudiado, pero me quedo con la duda del desmayo del novio de mi amiga.

 

Les dejo otro enlace interesante sobre el tema

 http://www.dailymotion.com/video/x7ybvk_neuronas-espejo_school

 

Publicado por Ivan | No hay comentarios

Comentarios

Debe haber iniciado sesión para dejar un comentario

  • No hay comentarios
Más artículos
Usuario: Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
Nombre: Apellidos: Usuario: Contraseña: Verificar contraseña: Correo electrónico:
Terapeutas conectados
En este momento no hay terapeutas disponibles en línea.

Para ser atendido en línea, seleccione el número de sesiones y el psicoterapeuta de su preferencia.

Sesiones
Psicoterapeuta
Frase célebre

Muchas personas se pierden las pequeñas alegrías mientras aguardan la gran felicidad.

Pearl S Buck

Grafiteros
  • Facundo: Camina o te alcanza la Parca http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_150458.html#.VMKSDoJeJx
  • kitayama: Expresar la ira es malo para los gringos y excelente para la salud de los japoneses
  • Mion: Ahora resulta que hacerse pis en la cama es el medidor de depresión: si te cascan te deprimes, si no lo hicieron, te salvas
  • Glass: No seas plástico, regresa al envase retornable
  • nietzche: Segun la mitologia cristiana, hoy 22 de octubre dios creo el mundo. Me gustaria saber quien y como pudo verificarlo
Saludo
Encuestas

Dado el creciente interés en el tema de la felicidad, nos preguntamos: ¿Cual de estas cosas te haría mas feliz?

Ganar la lotería
Tener un trabajo estable
Ser correspondido en el amor
Vivir muchos años
Resultados
Síganos
© 2017 Alféizar - Todos los derechos reservados
Desarrollado por FELINUX LTDA