Por favor espere ...
Servimos en salud mental
Balada idiomática y loca

viernes 05 de abril de 2013, 10:46:41 PM

 

Las letras salen casi solas. Ruedan como lágrima por las mejillas de la página, son lágrimas que sonríen por salir de su baúl celeste y verde, a abrazar los ojos y a besar una boca que las apretuje y las suelte en voz alta.

Las palabras cantan el idioma, aunque esta vez no citen a Cervantes, ni a Shakespeare, se lanzan como suicidas gotas de lluvia para vivir en memorias y copas que se encuentran o se hallan solas en cualquier noche.

Esta, podría decirse, es una Balada que permite tararear el idioma, una balada que se perfuma con las andanzas del loco, aquel “acróbata demente” que “salta, sobre el abismo de tu escote hasta sentir que enloqueció tu corazón de libertad”... Este loco, musicalizado por Piazzolla y a quien dio letra de real alucinación, Horacio Ferrer, nos permite componer una serie de cantos al idioma, al lenguaje, a las palabras, con ritmos que palpitan dentro de cada quien:

Cantan, como respiraciones de una laguna, las “espumas”, que se marchan desde el río, parecen tejidos de sentires que pasaron de los ojos a las manos de Jorge Villamil. Suenan los ecos de una madre que a donde vaya se lleva el corazón y es pintada sobre el lienzo del pentagrama por Luis Antonio Calvo, como “edén bendito de perfumadas flores, marchitas esperanzas, fantástica ilusión”. Con gritos de violín y compases de piano, vibra el nombre de Luis A. Calvo, quien por padecer lepra, se aisló en el  lazareto de Agua de Dios, y pintó recuerdos que se prenden de cabellos que ya albergan canas y buscan prenderse de cabellos distintos, con otros afanes y melodías ligeras.

Las palabras cantan desde las huellas que nos dejó Lecuona, cuando soñaba con una mujer presintiendo que el logro más grande era su beso: “Si me quisieras, figurina de abril, mi vida entera, yo te daría a ti. Si tus labios rojos, yo pudiera besar, moriría de amor”.

La soledad se asomaba distinta en los balcones, cerca de la brisa y una nostalgia que permitía la poesía. Así se siente la soledad en un tango compuesto por un Brasileño, Alfredo Le Pera, este tango que tenía la música y la voz de Gardel, y que luego se eternizó como raíz dorada en la voz de Jorga Valdez: “En la plateada esfera del reloj, las horas que agonizan se niegan a pasar.  Hay un desfile de extrañas figuras, que me contemplan con burlón mirar. Es una caravana interminable, que se hunde en el olvido con su mueca espectral,

se va con ella tu boca que era mía, sólo me queda la angustia de mi mal”.

 

Se encuentra en voz que alberga voces, el idioma, como un delirio de infancias que se cruzan cuando se entonan en coro, las letras que un día o quizás mejor, una noche, reunió con total acierto, José A. Morales:

“Pueblito de mis cuitas
de casas pequeñitas,
por tus calles tranquilas
corrió mi juventud;
en ti aprendí a querer
por la primera vez
y nunca me enseñaste
lo que es la ingratitud”.

El eco que nos queda, después de un desamor, la locura de creer que podemos ampliarnos hasta convertirnos en dos, se evidencia en esta pieza de José Barros:

“¿Qué me dejó tu amor

que no fueran pesares?

¿Acaso tú me diste

tan solo un momento de felicidad?

¿Qué me dejó tu amor?

Mi vida se pregunta

y el corazón responde:

pesares, pesares”.

 

¿Cómo no entrar y adentrarse en el “salsipuedes” de Lucho Bermúdez, en el Salsipuedes de  estos portadores de lenguajes?, ¿cómo no sentir un currulao pleno, cuando el pacífico asoma nubes de coco en nuestras ideas tibias?.

Imposible sería agradecer este caudal de palabras en movimiento, sólo es posible encender la memoria y dejar que como un camino de pólvora, nos lleve a un viaje profundo, por una locura que nos asume distintos, por tanto, seres capaces de hablar con la luna, de sentir el dolor del árbol que cae o el mordisco a una manzana, en un beso.

Si bien, la poesía no es igual a la música, si pueden tejerse para traer hasta oídos actuales, las voces que aun quieren cantar y propiciar el encuentro de decires, que alguien podría sentir como nuevos.

Enloquecer poéticamente, en definitiva, no es otra cosa que buscar la alucinación de una palabra que enchine, aquella palabra que cantan muchos y aquella que vive a la espera de su turno en la hamaca de los oídos.

 

Como dice en la Balada para un loco de Piazzolla y Ferrer:

“ Quereme así, piantao, piantao, piantao...

Trepate a esta ternura de locos que hay en mí,

ponete esta peluca de alondras, ¡y volá!”

 

Tenemos permiso de enloquecer poéticamente, y si no nos dan el permiso, podemos otorgárnoslo, desde el grito más hondo que hayamos sumergido en el olvido, o desde las letras que hicieron canto tantos pensadores que entregaron su magia, su trabajo de magos de la cotidianidad.

Busque el tocadiscos del lenguaje musical, desempolve el poema y salga a cantarle a esta noche de soles. Es menester aprovechar:

 Las letras salen casi solas. Ruedan como lágrima por las mejillas de la página, son lágrimas que sonríen por salir de su baúl celeste y verde, a abrazar los ojos y a besar una boca que las apretuje y las suelte en voz alta.

Publicado por Milton Fabian | No hay comentarios

Comentarios

Debe haber iniciado sesión para dejar un comentario

  • No hay comentarios
Más artículos
Usuario: Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
Nombre: Apellidos: Usuario: Contraseña: Verificar contraseña: Correo electrónico:
Terapeutas conectados
En este momento no hay terapeutas disponibles en línea.

Para ser atendido en línea, seleccione el número de sesiones y el psicoterapeuta de su preferencia.

Sesiones
Psicoterapeuta
Frase célebre

La originalidad no es algo que se busque, sino algo que se encuentra.

Nicolás Gómez Dávila

Grafiteros
  • Facundo: Camina o te alcanza la Parca http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_150458.html#.VMKSDoJeJx
  • kitayama: Expresar la ira es malo para los gringos y excelente para la salud de los japoneses
  • Mion: Ahora resulta que hacerse pis en la cama es el medidor de depresión: si te cascan te deprimes, si no lo hicieron, te salvas
  • Glass: No seas plástico, regresa al envase retornable
  • nietzche: Segun la mitologia cristiana, hoy 22 de octubre dios creo el mundo. Me gustaria saber quien y como pudo verificarlo
Saludo
Encuestas

Dado el creciente interés en el tema de la felicidad, nos preguntamos: ¿Cual de estas cosas te haría mas feliz?

Ganar la lotería
Tener un trabajo estable
Ser correspondido en el amor
Vivir muchos años
Resultados
Síganos
© 2017 Alféizar - Todos los derechos reservados
Desarrollado por FELINUX LTDA