Por favor espere ...
Servimos en salud mental
EL COMPLEJO ASUNTO DE SER FELIZ

sábado 03 de agosto de 2013, 10:07:07 AM

EL COMPLEJO ASUNTO DE SER FELIZ

 

Definir salud mental ha sido la piedra en el zapato de la salud pública.  El aporte que hizo la Organización Mundial de la Salud en el año 2009 no es que colabore mucho: “Cuando se habla de Salud Mental, se refiere al estado de bienestar en el cual la persona conoce sus propias capacidades, puede enfrentar las tensiones normales de la vida,  puede trabajar de manera productiva y es capaz de hacer una contribución a la comunidad”

Al analizar la frase en general, es evidente que quedan faltando bastantes componentes para poder hacer el diagnostico: no sabemos cuántos de los ítems de esta lista de chequeo es necesario aprobar para poder ingresar al selecto grupo de sujetos mentalmente saludables (un tópico, declárese poco saludable; dos, parcialmente saludable, tres, casi saludable, cuatro requeté saludable), tampoco dice por cuánto tiempo ni con que intensidad se deben cumplir y además no aporta datos sobre cómo medir las variables.

Si revisamos con cuidado los elementos de la definición, obviando por difícil  y complejo el tema del “bienestar”, llegamos a una serie de obligaciones bastante difíciles: primero, requiere que la persona conozca “sus propias capacidades” lo cual indica que ya se ha hecho las mediciones adecuadas de estas y se sepa hasta donde llegan. Como sabemos por el Principio de Peter que nadie está seguro de sus capacidades hasta que se mete en la camisa de once varas en la que no es capaz de rendir, el desconocimiento es casi absoluto, pues todo aquel que se declare feliz con su empleo es probable que no haya llegado a ese momento álgido en el que tiene que darse cuenta que las cosas se le salieron de las manos, bien sea en el problema de algebra lineal o en el manejo de sus hijos pequeños.

Poder enfrentar las tensiones normales de la vida, implica la visión de las situaciones vitales como algo estático y olvida completamente que vivimos en un mundo cambiante, donde cuando por fin aprendí a manejar el ICQ, todos estaban chateando por el Facebook y si logro alcanzarlos, debo aprender a manejar el Whats App o el Twitter y en un año me estarán diciendo que están obsoletos y que debo manejar mis relaciones interpersonales, tener un blog o subir Mashup por Tumbrl o  Wordpress.

Poder trabajar de manera productiva sí que es difícil, porque nunca estamos muy seguros.  Jamás sabremos si la evaluación anual que hace nuestro jefe es aceptable porque le caemos bien, porque sabe de nuestras dificultades económicas o simplemente porque nadie más quiere ese empleo. La productividad de las empresas, medida con números nunca coincide con la que el sujeto se asigna a sí mismo. La productividad de las amas de casa, de los estudiantes o de los ancianos, ni se diga.

Ser capaz de hacer una contribución a la comunidad es algo grandilocuente pero absolutamente inane. ¿Cómo determino si lo que yo hago en alguna medida contribuye a la comunidad? o peor aún,  ¿Cómo saber si la dirección que ha tomado el grupo social al que pertenezco es la apropiada?  Imagino que los policías encargados de dispersar manifestaciones están bastante satisfechos de patear adolescentes que protestan en la calle por la inequidad de la educación, para permitir que los oficinistas puedan llegar a casa después de una dura jornada laboral.  Lo que opina cualquiera de los tres de la contribución social de los otros dos es casi seguro que se diferencia de forma radical.

Hace diez años me tocó, por razones de trabajo, entrevistar a centenares de sujetos sobre su definición de salud mental, lo que aprendí es que la mayoría de la gente, como yo, sabe aproximadamente bien que es la enfermedad mental, pero no logra acercarse al concepto de salud mental, etérea e indefinible.  Con el equipo, concluimos en ese entonces que la mejor definición de salud mental era la de un niño de ocho o nueve años que dijo en una de las reuniones: “Salud mental es ser capaz de sonreír”.

Sonaba bien para un logo o una consigna, pero en ese entonces no nos pusimos a cavilar mucho sobre el asunto y ahora lo traigo a cuento porque cayó en mis manos una “Guía de salud mental para pacientes y familiares” realizada en el año 2011 por un grupo de prestantes profesionales que incluía psiquiatras, químicos, profesores universitarios y  hasta el director de mercadeo de una farmacéutica especializada en medicinas psiquiátricas.

Como siempre, la guía traía la definición de la OMS y luego arrancaba a precisar en negativo la salud mental diciendo lo que no es, es decir, era como todos los libros de este tipo, un corto sumario sobre enfermedad mental.

No habría pasado a mayores el tema, pero de repente me detuve en el capitulo llamado “¿Cuándo hay que pedir ayuda de un profesional?” y entre las muchos tips que traía para ir a consulta estaba allí, deslumbrante, la frase: “Si no es feliz”.

Habíamos llegado al tope de la civilización, habíamos logrado que la felicidad se constituyera en una obligación. Aldoux Huxley podía considerarse el adelantado que había descubierto el nuevo mundo con setenta años de anticipación. Las pastillas de soma que lograban el cometido de hacernos felices en su novela, habían empezado a ser formuladas de manera indiscriminada. Solo faltaría que las empiecen a diluir en el acueducto o en la sal como el cloro o el flúor.   

Nota al margen, los otros tips para acudir al profesional (no dice a que profesional, por cierto), también son bastante llamativos: Si se siente enfermo o sufre dolores, sin que exista una causa física concreta; si las personas cercanas le sugieren que busque ayuda; si nadie lo soporta; si le resulta difícil establecer relaciones cordiales con las personas;  si siempre está cansado; si pierde el interés por las cosas; si siente la sensación de vacío; si cree que nadie lo entiende o lo quiere; si comete demasiados errores en su vida; si tiene dependencias; si está muy nervioso o alterado; si es incapaz de tomar una decisión importante; si ha sufrido un cambio radical en su vida; si sufre miedos o fobias que limitan su libertad; si ha puesto su vida en peligro y la de los demás; si debido a su comportamiento ha puesto en peligro su trabajo, patrimonio o finanzas; si no consigue establecer relaciones amorosas o sexuales satisfactorias; si interpreta los acontecimientos de forma inadecuada.

Después de leer esta parrafada, he quedado convencido que he tomado decisiones equivocadas con mi vida, que debí haber consultado al “profesional” desde mi adolescencia y que mi problema con los vecinos no es porque mi perra pelee con su gato sino porque soy un enfermo mental incapaz de establecer relaciones cordiales y ahora estoy bastante nervioso, no sé si voy a poder tener relaciones sexuales y tal vez me dirán que busque ayuda.

Aun me queda la duda sobre  la manera de medir la felicidad, que parece un concepto tan inabarcable como la salud mental.  Entonces tenemos que empezar a trabajar los investigadores sobre los métodos más precisos de evaluar la felicidad, porque con eso del auto reporte hemos logrado en Colombia nuestro primer lugar repetido en las mediciones anuales y no me parece justo que nos apoderemos de ese lugar de privilegio solo por ser capaces de tener los dirigentes,  impuestos, carreteras, escuelas y hospitales que tenemos y además reír.

 

IVAN OSORIO

     

Publicado por Ivan | No hay comentarios

Comentarios

Debe haber iniciado sesión para dejar un comentario

  • No hay comentarios
Más artículos
Usuario: Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
Nombre: Apellidos: Usuario: Contraseña: Verificar contraseña: Correo electrónico:
Terapeutas conectados
En este momento no hay terapeutas disponibles en línea.

Para ser atendido en línea, seleccione el número de sesiones y el psicoterapeuta de su preferencia.

Sesiones
Psicoterapeuta
Frase célebre

El cerebro no es un vaso para llenar, sino una lámpara para encender.

Plutarco

Grafiteros
  • Facundo: Camina o te alcanza la Parca http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_150458.html#.VMKSDoJeJx
  • kitayama: Expresar la ira es malo para los gringos y excelente para la salud de los japoneses
  • Mion: Ahora resulta que hacerse pis en la cama es el medidor de depresión: si te cascan te deprimes, si no lo hicieron, te salvas
  • Glass: No seas plástico, regresa al envase retornable
  • nietzche: Segun la mitologia cristiana, hoy 22 de octubre dios creo el mundo. Me gustaria saber quien y como pudo verificarlo
Saludo
Encuestas

Dado el creciente interés en el tema de la felicidad, nos preguntamos: ¿Cual de estas cosas te haría mas feliz?

Ganar la lotería
Tener un trabajo estable
Ser correspondido en el amor
Vivir muchos años
Resultados
Síganos
© 2017 Alféizar - Todos los derechos reservados
Desarrollado por FELINUX LTDA