Por favor espere ...
Servimos en salud mental
La Suerte Suprema

miércoles 30 de octubre de 2013, 11:37:11 PM

La suerte suprema[1]    

Andrés Cabal G.

 

Mi nombre es Juan Belmonte. Maestro de lidia, hombre de principios y artista.  Nací en Sevilla en 1892.  Para comenzar, debo confesar que sentí el toreo antes de conocerle y que la vida se esforzó en instruirme con cada cogida: los toros me hicieron hombre, el capote artista y los cosos leyenda. 

 

De los toros lo aprendí todo: aprendí la rabia y la valentía serena; el trapío y la fortaleza; y aprendí la prudencia, pues, fueron los toros los que me habituaron a pensar en la muerte cada día.  A decir verdad, nunca elegí ser torero, más bien la vida decidió que lo fuera.  Soy “un fatalista”, creo que lo que ha de suceder no se puede evitar. Y ahora que estoy viejo y puedo observar la vida sin ambición (es decir, sin mentira), entiendo que eldestino siempre me condujo a lo que tenía que ser. 

 

Vestí por primera vez de luces en la plaza Elvas a los 17 años y a los veintiuno tomé la alternativa en Madrid.  Desde esa época se fraguó mi leyenda.  Cientos fueron las cogidas de esos años de aprendizaje.

 

Hoy me pregunto ¿qué extraña fuerza interior fue la que me hizo torear después de cada caída? y no tengo más disculpa que la belleza. De joven perseguí la belleza en cada pase y nunca perdí la pasión.  El artista, se ha dicho, niega toda obediencia, acaba con toda norma; en mi caso rompí la distancia entre toro y torero, me metí en el terreno del toro, le aguanté ceñido a mi cuerpo y mi talento (todos lo saben) estuvo en mi “temple”. 

 

El año de 1917 fue apodado el año de Belmonte.  En este tiempo padecí la gloria, maté muchos toros y tuve varias faenas logradas; recuerdo en especial la de La Beneficencia y La de Monte Pío.  Mi arte era trágico, daba a los toros lo que me pedían. Les iba siempre de frente, y a la hora de matar mi fuerza estaba en la espera,  en el demorar de la reacción, en el dejar llegar al toro.  Para mí, una buena estocada valía una vida.  Quizás en esta época muchos desearon mi muerte, pero irónicamente, siempre tuve la vida entre mis manos, como la tengo ahora, a mis 70 años.  

 

Acabo de firmar mi testamento, el sol no brilla ante la llanura silenciosa… quise dar un paseo a caballo, pero mi cuerpo se negó a subir.  He regresado a mi estudio y me siento tranquilo:   ¿Qué imagen más espantosa se puede desear que la de un hombre a quien traiciona su cuerpo, por no haber muerto a tiempo? Razón tenía Don Ramón: "No me faltó más que morir en la plaza".  Lo patético sería morir arrodillado ante el vacío, con los brazos tendidos hacia un cielo que calla.  Mi revólver está tan frío como la espada, no llegué crudo a la muerte, porque está vez también seré yo el matador de ese inexorable toro al que llamamos tiempo.   



[1]  (Una historia en 500 palabras)

 

Publicado por Andres Cabal | No hay comentarios

Comentarios

Debe haber iniciado sesión para dejar un comentario

  • No hay comentarios
Más artículos
Usuario: Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
Nombre: Apellidos: Usuario: Contraseña: Verificar contraseña: Correo electrónico:
Terapeutas conectados
En este momento no hay terapeutas disponibles en línea.

Para ser atendido en línea, seleccione el número de sesiones y el psicoterapeuta de su preferencia.

Sesiones
Psicoterapeuta
Frase célebre

Muchas personas se pierden las pequeñas alegrías mientras aguardan la gran felicidad.

Pearl S Buck

Grafiteros
  • Facundo: Camina o te alcanza la Parca http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_150458.html#.VMKSDoJeJx
  • kitayama: Expresar la ira es malo para los gringos y excelente para la salud de los japoneses
  • Mion: Ahora resulta que hacerse pis en la cama es el medidor de depresión: si te cascan te deprimes, si no lo hicieron, te salvas
  • Glass: No seas plástico, regresa al envase retornable
  • nietzche: Segun la mitologia cristiana, hoy 22 de octubre dios creo el mundo. Me gustaria saber quien y como pudo verificarlo
Saludo
Encuestas

Dado el creciente interés en el tema de la felicidad, nos preguntamos: ¿Cual de estas cosas te haría mas feliz?

Ganar la lotería
Tener un trabajo estable
Ser correspondido en el amor
Vivir muchos años
Resultados
Síganos
© 2017 Alféizar - Todos los derechos reservados
Desarrollado por FELINUX LTDA