Por favor espere ...
Servimos en salud mental
¿Y EL BIENESTAR COMUNITARIO?

domingo 22 de diciembre de 2013, 04:24:23 PM

¿Y EL BIENESTAR COMUNITARIO?

 

Hace varios años el concepto de calidad se ha insertado en nuestro ámbito social. Buscamos calidad en todo lo que hacemos. En el trabajo los expertos en políticas de calidad han encontrado un terreno fértil  en el cual han crecido y el funcionalismo ha logrado involucrarse en todos los espacios. Muchas críticas se han elevado sobre esta nueva forma de evaluar el trabajo pero  aquello del diligenciamiento de formatos poco tiene que ver con una real mejora en las intervenciones. Tal vez nos permita llenar informes de forma más concienzuda y nos obligue a algunos cambios positivos pero es evidente que las condiciones en que opera la atención no se han modificado mucho si los burócratas debemos llenar más papelería. 

 

Un ejemplo claro se observa en el hospital en el que trabajo donde para poder realizar una consulta el tiempo real de intervención con el paciente se ha disminuido de una manera notoria. El grueso de la consulta se va en el diligenciamiento de la formula, los formatos para la entrega de los medicamentos no cubiertos por el POS, los anexos necesarios para la autorización de la consulta o de los procedimientos, la justificación de la intervención, de las  la copia de la historia clínica, la contra remisión al paciente para que la entidad de salud autorice la siguiente consulta, los registros de intervención para el cobro del hospital a la entidad aportante. 

 

La consulta médica se ha convertido en un elemento que permite la medición de calidad pero que esto se traduzca en un beneficio o bienestar para el paciente no parece tan cierto. Los pacientes hoy en dia desperdician gran parte de su tiempo en hacer la fila para ingresar  a la entidad a solicitar su autorización, luego ir a la oficina de facturación donde otro burócrata les da el visto bueno, luego pasar a la caja donde le hacen el recibo y finalmente hacer la cola de la consulta donde esperan muchas horas a que el medico los vea en quince minutos, diez de los cuales los desperdicia en llenar la papelería. Si se les solicita un examen de laboratorio, una remisión a otra especialidad o un análisis complementario estas filas se duplican o triplican, lo cual obliga a un acuerdo tácito de pacientes y médicos de no realizar la mayoría de los exámenes de control para evitarse las fatigas de esta gestión adicional, cosa que agradecen las entidades para evitar los gastos implícitos en estos procedimientos no contemplados por sus economistas en la medición de costos.

 

En ese mismo sentido pero mucho más complejo se observan las intervenciones sociales y comunitarias. Ya no se hacen charlas sobre un tema sino “procesos” metodológicos que buscan un fin global que mida la calidad de la actividad.  Observamos como más y más involucrados intervienen en las acciones. Ya no es solo el involucrado sino que debe tener en cuenta la legislación que en muchos casos es contradictoria y difusa, pues la complejidad de la interdependencia y las supuestas redes no permite que una sola de las personas logre controlar la complejidad del asunto.  Incluso en esto intervienen organismos internacionales que producen documentos vinculantes que han sido aprobados por los gobernantes aunque muchos de los artículos y parágrafos estén en franca contradicción con la propia reglamentación.

 

Los ciudadanos e incluso algunos de los servidores públicos a través de sus habilidades, talento, creatividad, capacidades empresariales, actitudes y respuestas innovadoras a las demandas de los problemas cotidianos intentan dar respuestas satisfactorias pero en la mayoría de oportunidades sus propuestas quedan desperdigadas en mitad del camino burocrático. La intención de favorecer a la gente se ve frustrada fácilmente y se extravía por los vericuetos administrativos.

 

Con la excusa de la calidad y del proceso, la innovación se ha insertado en el discurso político y ha sido rápidamente metabolizada por los funcionarios gubernamentales para los cuales la palabra solo traduce los cambios de tipo superficial que se realizan en el articulado de un acuerdo o resolución que no se convierten en asuntos tangibles y benéficos para la gente.  Visibilizar en vez de hacer evidente, articular en red a cambio de integrarse o trabajar en común y protocolizar por convertir en uso rutinario son solo algunos de las innovaciones del discurso.  El fondo está por verse.

 

Objetivos tan genéricos pueden también limitar la acción de las administraciones, cuando a su vez, la complejidad del espacio de la innovación no invita a formular políticas sencillas, sobre todo si los entornos sobre los que tienen que operar no tienen el interés necesario o la capacidad de absorción suficiente, tanto en las políticas del sector público como en el ámbito empresarial que en ultimas solo busca el beneficio particular.

 

Los burócratas de nuestro tiempo imponen controles rígidos, concentran el poder, promueven las super especializaciones pero como resultado de su accionar bloquean los nuevos desarrollos, frenan la creatividad y la innovación sin importar si lo planteado contribuye realmente al bienestar.

 

El fin del siglo pasado empezaron a elevarse voces contra las burocracias e incluso al aplanamiento de la pirámide organizacional y la aparición de los “planificadores” y “expertos en sistemas de información” se dieron en llamar el advenimiento de la post burocracia, pero en esencia nada cambió porque los planes estatales no se han convertido en acciones tangibles y se quedan en el papel,  que cada año se actualiza con creatividad oficinesca pero sin resultados diferentes a la conformación de departamentos y entes institucionales especializados que tienden a retornar el péndulo hacia el poder por feudos que centralizan el poder de decisión en los nuevos tecnócratas.

 

En conclusión, trabajar en salud pública desde las dependencias gubernamentales para lograr el bienestar de la comunidad es algo grandilocuente pero absolutamente inane. ¿Cómo determino si lo que yo hago como burócrata en alguna medida contribuye a la comunidad? o peor aún,  ¿Cómo saber si la dirección que ha tomado el grupo social al que pertenezco es la apropiada? Ya lo decía en otro texto: “Imagino que los policías encargados de dispersar manifestaciones están bastante satisfechos de patear adolescentes que protestan en la calle por la inequidad de la educación, para permitir que los oficinistas puedan llegar a casa después de una dura jornada laboral.  Lo que opina cualquiera de los tres de la contribución social de los otros dos es casi seguro que se diferencia de forma radical”.

 

Que la comunidad se beneficie poco de los desarrollos, procesos e innovaciones propuestos por nuestros gobernantes, no debe asombrarnos, aunque podríamos decir parodiando al señor K “Cierto, estoy sorprendido, pero de ningún modo muy sorprendido”. 

 

IVAN OSORIO SABOGAL

 

Publicado por Ivan | No hay comentarios

Comentarios

Debe haber iniciado sesión para dejar un comentario

  • No hay comentarios
Más artículos
Usuario: Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
Nombre: Apellidos: Usuario: Contraseña: Verificar contraseña: Correo electrónico:
Terapeutas conectados
En este momento no hay terapeutas disponibles en línea.

Para ser atendido en línea, seleccione el número de sesiones y el psicoterapeuta de su preferencia.

Sesiones
Psicoterapeuta
Frase célebre

Mientras hablamos, habrá huido celosa la edad: goza a bocados del momento, confía lo menos posible en el mañana

Horacio

Grafiteros
  • Facundo: Camina o te alcanza la Parca http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_150458.html#.VMKSDoJeJx
  • kitayama: Expresar la ira es malo para los gringos y excelente para la salud de los japoneses
  • Mion: Ahora resulta que hacerse pis en la cama es el medidor de depresión: si te cascan te deprimes, si no lo hicieron, te salvas
  • Glass: No seas plástico, regresa al envase retornable
  • nietzche: Segun la mitologia cristiana, hoy 22 de octubre dios creo el mundo. Me gustaria saber quien y como pudo verificarlo
Saludo
Encuestas

Dado el creciente interés en el tema de la felicidad, nos preguntamos: ¿Cual de estas cosas te haría mas feliz?

Ganar la lotería
Tener un trabajo estable
Ser correspondido en el amor
Vivir muchos años
Resultados
Síganos
© 2017 Alféizar - Todos los derechos reservados
Desarrollado por FELINUX LTDA