Por favor espere ...
Servimos en salud mental
EL MUNDO EN BLANCO Y NEGRO

martes 13 de mayo de 2014, 07:50:42 AM

El determinismo no ha pasado de moda, porque continua siendo la forma clave para el control del pensamiento. Mas alla de sus funciones homeostáticas, cumple para los creyentes, la función de evitar el caos, aun a costa de la inmovilidad. La elección de determinadas conductas y actitudes parece conducirnos por el camino signado por las normas sociales que nos rigen. 

Así, nos perpetuamos en el rol que asumimos en la vida cotidiana, que lentamente llega a ejercer un efecto sobre nosotros, mayor de lo que imaginamos, como lo describía un policía alguna vez, a un investigador social: “cuando te haces policía, cambias, te vuelves duro, rudo, cínico. Tienes que acondicionarte de este modo si pretendes sobrevivir en este trabajo. Y a veces, sin darte cuenta actúas así todo el tiempo, hasta con tu esposa y los niños”. 

En esto del papel que nos toca, importa tanto lo que cada uno piense sobre si mismo, como lo que los demás piensen sobre uno, como lo demuestran los numerosos ataques a los “malos” de las películas de moda. 

Hace más de cuarenta años, los investigadores y teóricos de la psicología social encaminaron sus esfuerzos a encontrar como las circunstancias podían encausar a los hombres hacia la maldad, en todas sus dimensiones. Los experimentos iniciales sobre la capacidad de la gente “normal” para realizar conductas que socialmente rechazaba (Milgram, 1965) y luego los experimentos en juego de roles en que la gente asumía el papel que le tocaba sin conmoverse ante el sufrimiento de otros (Zimbardo, 1970), fueron la base para asumir que los hombres, sin importar su condición, podían ser tan malos como las circunstancias lo requirieran. 

El citado experimento, que se realizó hace unos cuarenta años en los sótanos de la facultad de psicología de la Universidad de Stanford, utilizó a voluntarios normales, universitarios descritos como “sanos, decentes e inteligentes”, para jugar el papel de carceleros y presos en una cárcel imaginaria. Antes de seis días de este ejercicio, todos estaban atrapados por la situación: los guardianes agredían a los presos con garrotes y golpes y estos se defendían como podían, se desmoronaban, se rebelaban o se hundían en la apatía, en medio de una creciente confusión entre realidad e ilusión, de tal magnitud que el experimento debió ser cancelado a toda velocidad por los investigadores antes que ocurriera una desgracia. 

Los experimentos que buscan lo contrario, es decir, encontrar las razones por las que los seres humanos se hacen bondadosos y caritativos, han tenido menos difusión y son, quien lo creyera, mas motivo de conflicto entre los diferentes investigadores. Desde aquellos que consideran la bonhomía como una conducta innata que busca sin mayores elaboraciones, alcanzar la satisfacción personal; hasta los que creen que las conductas caritativas son tan grandes como el valor simbólico que le asigne el individuo y la sociedad, es decir, se miden en función de la utilidad y la recompensa asignada por el individuo y el grupo, a la cual se le restan los costos sociales que genera una conducta. 

Ya sea que consideremos al hombre como un ser capaz de actos heroicos o bárbaros sin motivación extrínseca diferente a su propio criterio, o lo veamos como una calculadora que mide las ventajas sociales, psicológicas y materiales obtenidas por una determinada conducta, la conclusión inevitable es que el individualismo prima sobre lo social y que la toma de decisiones sobre la ética de la conducta en muchas oportunidades hace de lado la cultura y la historia social de la comunidad, para finalmente elegir el camino considerado apropiado en virtud de nuestra propia experiencia y circunstancia, en el que las consideraciones morales no ocupan mas que una pequeña parte del espacio. 

Pero el rol que cumples, actúa en dos vías, de tal forma que tanto influencia tu conducta al medio ambiente en el que te desenvuelves como lo que ocurre a tu alrededor, controla tus reacciones. Desde este punto de vista, es divertido el llamado a responsabilizarnos por nosotros mismos pero evitar involucrar o culpar a los demás, proclama de la iglesia y las instituciones que nos condena a la inmovilidad. 

De esta forma, si la pobreza y otras lacras sociales son la resultante de tus propios defectos (“así somos los colombianos”, por ejemplo), te será muy cómodo aceptar tu fracaso y el de todos a tu alrededor, sin considerar que las personas están unidas por vínculos invisibles como el trabajo, la propiedad, los afectos e incluso las redes sociales virtuales, que ubican al individuo en situación global de dependencia. 

En conclusión, el rol en que te ubiques, lo escoges atendiendo a factores propios y dinámicos, pero incluso si decides no elegir, tus actos, en mayor medida que la que te imaginas, afectan a los demás. 


Publicado por Ivan | No hay comentarios

Comentarios

Debe haber iniciado sesión para dejar un comentario

  • No hay comentarios
Más artículos
Usuario: Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
Nombre: Apellidos: Usuario: Contraseña: Verificar contraseña: Correo electrónico:
Terapeutas conectados
En este momento no hay terapeutas disponibles en línea.

Para ser atendido en línea, seleccione el número de sesiones y el psicoterapeuta de su preferencia.

Sesiones
Psicoterapeuta
Frase célebre

Me gusta contemplar a los hombres geniales y escuchar a las mujeres hermosas

Oscar Wilde

Grafiteros
  • Facundo: Camina o te alcanza la Parca http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_150458.html#.VMKSDoJeJx
  • kitayama: Expresar la ira es malo para los gringos y excelente para la salud de los japoneses
  • Mion: Ahora resulta que hacerse pis en la cama es el medidor de depresión: si te cascan te deprimes, si no lo hicieron, te salvas
  • Glass: No seas plástico, regresa al envase retornable
  • nietzche: Segun la mitologia cristiana, hoy 22 de octubre dios creo el mundo. Me gustaria saber quien y como pudo verificarlo
Saludo
Encuestas

Dado el creciente interés en el tema de la felicidad, nos preguntamos: ¿Cual de estas cosas te haría mas feliz?

Ganar la lotería
Tener un trabajo estable
Ser correspondido en el amor
Vivir muchos años
Resultados
Síganos
© 2017 Alféizar - Todos los derechos reservados
Desarrollado por FELINUX LTDA