Por favor espere ...
Servimos en salud mental
CITA A CIEGAS

lunes 23 de mayo de 2011, 01:48:00 AM

 

En la escuela de medicina nos enseñan a tratar enfermedades pero una de las falencias más importantes es que no nos dicen cómo entendernos con gente que sufre. El médico se impone con el paso del tiempo una coraza emocional que le protege de amenazas emotivas y le permite decirle a alguien que va a morir en cuestión de unos meses y en seguida  hablar del sexo del bebe que va a tener una primeriza.

 

Como no tenemos esa enseñanza en la facultad, el paso por los diferentes servicios nos va facilitando de forma empírica adquirir el elemento de cordialidad que nos hace relacionarnos mejor con las personas que van a la consulta. Se torna casi automático y sirve a los pacientes para diferenciar entre un medico que se levanta de la silla y lo saluda de mano cuando aquel va a consulta, de otro que solo saluda con un gruñido mientras mira el computador  y pregunta al paciente: ¿Que le duele?

 

Unos pocos médicos tienen aquello inespecífico y tan difícil de definir que es la  “Simpatía”. Algo así como la capacidad de contagiar emotivamente al otro con una sonrisa o un comentario divertido para disminuir la tensión del momento. No lo logran todos,  pero aquellos que lo tienen saben que llevan una ventaja.

 

La facultad de medicina nos intenta inculcar, con alguna modificación negativa en los últimos tiempos, el uso apropiado del lenguaje medico y la importancia de la presentación personal, con la bata blanca como elemento primordial, que junto con el estetoscopio alrededor del cuello y una actitud docta y circunspecta nos sirve para iniciar en la forma correcta el ritual de consulta, con el chaman en el lugar indicado.

 

Pero sin duda, el elemento que más falta hace en las universidades y en la clínica tiene un nombre llamativo que solo vine a conocer cuando llegue a mi primer año de residencia de psiquiatría. Se llama “Empatía” y mis profesores lo definían como la capacidad de ponerse en los pantalones del otro.

 

En general la empatía es la sintonía espontanea y natural con los demás que nos da la posibilidad de sentir  afecto y emoción por todo aquello que sucede  a las personas que nos rodean. Ya la ciencia le encontró hasta un referente en nuestro cerebro y llamó “neuronas espejo” a aquellos grupos neuronales que nos permiten identificar los gestos, la postura, el tono de voz, adivinar las intenciones e imitar el gesto como elemento de integración e identificación con el otro.

---------------------------------------------------------------------------------

La semana pasada tuve una reunión con una funcionaria del departamento de Justicia de EU en un hotel de la ciudad. Solo me habían dicho que debía asistir a las cuatro de la tarde a la terraza del hotel y pedir una taza de café. No puedo negar que el asunto era emocionante: ¿Que iba a discutir yo, un sujeto sin pasaporte ni visa americana con alguien tan importante?

 

Empecé a mirar a todos los que entraban al hotel con curiosidad y logré fácilmente  identificarla cuando vi estacionar frente al hall de entrada del hotel una camioneta  Volvo del último modelo de la cual bajaron dos hombres  que se dispusieron a los lados de la puerta trasera. La señora que salió de última era una atractiva rubia de edad media, muy alta, sin maquillaje, enfundada en un sastre caqui convencional y zapatos de tacón medio. Era imposible no saber quién era.

 

Se dirigió sin rodeos a la terraza en la que yo la esperaba con mi camiseta polo naranja desteñida, jeans sin marca y zapatos amarillos de suela de caucho; me saludó con una sonrisa amable de vendedor y me dio un beso en la mejilla como si me conociera de toda la vida. Yo me levante asombrado y atiné a darle la mano.

 

El dialogo fue bastante fluido por mucho rato y me enteré porque me habían citado allí con este personaje: El departamento de Justicia de EU estaba interesado en promover su plan de apoyo judicial a la población desplazada y afectada por la violencia en el país y habían entregado su casa de justicia en Siloé, la zona de ladera de Cali. Precisamente en ese momento la señora venía de  ese lugar. No me sorprendió que un personaje como ella pudiera estar en un área bastante humilde de la ciudad en esas fachas. Era de esperar que su presentación fuera decorosa como correspondía a su cargo, además antes y después debía  entrevistarse con un sinnúmero de oficinistas gubernamentales en toda la ciudad para incentivarlos a apoyar su proyecto.

 

Lo que me llamó más la atención fue su propuesta de apoyo a los desplazados, no porque no tuviera razón de ser. En nuestro país la población victima directa o indirecta de situaciones violentas ronda los tres o cuatro millones de personas, según cálculos muy conservadores.  Lo más  interesante fue su método de hacer más cercana la justicia a estas personas, permitiéndoles conocer el avance del proceso legal mediante correos electrónicos o mensajes de twitter.  “Es que esas personas ponen su demanda pero nunca vuelven a saber en qué va su proceso”. Por este motivo el equipo del departamento de justicia había optado por la solución de informarles a todos vía web.

 

Al dia siguiente la señora partía para Buenaventura, hacia el barrio de invasión llamado La Playita, que había ocupado una zona céntrica de la ciudad con sus casas de madera y pilastras. La razón: Hacer el mismo ofrecimiento.   

---------------------------------------------------------------------------------------

Estos dos temas aparentemente inconexos se me juntaron una vez me quedé solo con mi taza de café, cuando una hora más tarde la señora miro su reloj y consideró que la cita había terminado. No pude evitar pensar que la afabilidad de la señora era la misma con la que se había dirigido a todos en el auditorio del barrio pobre y con la que había saludado al gobernador en la mañana.

 

Estaba entrenada para escuchar sin comprometerse. No tenía involucro emocional porque para eso no le habían pagado. Su simpatía le hacía llegar fácil al auditorio que por momentos olvidaba con quien estaba tratando. Podía exponer sus ideas con claridad porque lo sabía y lo había reflexionado por semanas o meses. 

 

El pero a esta cuestión y lo que la acerca a mí y a mis colegas, es que su exposición, plagada de lugares comunes y estereotipos, no tenía en cuenta al otro. Su discurso era único y sin matices, porque se creía verdadero como todo buen ritual. Es más: era probable que las personas la escucharan, le creyeran lo que decía y solo unos minutos más tarde reaccionaran: “¿Y a mí de que me sirve que me envíen mensajes por correo electrónico o por twitter si yo no tengo computador ni blackberry?”.

 

Esa misma debilidad la encuentro en mi consulta cuando le digo al paciente que antes de cualquier comentario sobre su dolor de cabeza necesito una resonancia magnética nuclear con gadolinio o cuando al mirar el antibiograma, le formulo al paciente el antibiótico de última generación sin pensar que solo podrá adquirirlo después de vender su televisor y su nevera. Y el señor se va feliz, con su formula en la mano.  

 

Después del tercer tinto no sabía si reír o llorar, imaginando a la doctora al dia siguiente cuando intentara encontrar un toma eléctrico para su computador portátil en alguna de las casas palafíticas en las que iba a entrar con sus tacones de cuatro y medio. 

Publicado por Jason | No hay comentarios

Comentarios

Debe haber iniciado sesión para dejar un comentario

  • No hay comentarios
Más artículos
Usuario: Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
Nombre: Apellidos: Usuario: Contraseña: Verificar contraseña: Correo electrónico:
Terapeutas conectados
En este momento no hay terapeutas disponibles en línea.

Para ser atendido en línea, seleccione el número de sesiones y el psicoterapeuta de su preferencia.

Sesiones
Psicoterapeuta
Frase célebre

Un amigo es uno que lo sabe todo de ti y a pesar de ello te quiere.

Elbert Hubbard

Grafiteros
  • Facundo: Camina o te alcanza la Parca http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_150458.html#.VMKSDoJeJx
  • kitayama: Expresar la ira es malo para los gringos y excelente para la salud de los japoneses
  • Mion: Ahora resulta que hacerse pis en la cama es el medidor de depresión: si te cascan te deprimes, si no lo hicieron, te salvas
  • Glass: No seas plástico, regresa al envase retornable
  • nietzche: Segun la mitologia cristiana, hoy 22 de octubre dios creo el mundo. Me gustaria saber quien y como pudo verificarlo
Saludo
Encuestas

Dado el creciente interés en el tema de la felicidad, nos preguntamos: ¿Cual de estas cosas te haría mas feliz?

Ganar la lotería
Tener un trabajo estable
Ser correspondido en el amor
Vivir muchos años
Resultados
Síganos
© 2017 Alféizar - Todos los derechos reservados
Desarrollado por FELINUX LTDA