Por favor espere ...
Servimos en salud mental
EL ULTIMO DERECHO

martes 06 de septiembre de 2011, 12:49:19 AM

 

 

Cuando don Germán empezó a bajar de peso, una sonrisa de satisfacción se dibujó en su cara. Siempre había tenido malestar en las piscinas al mirar a los otros señores con sus abdominales marcados; y aunque no lo admitiera nunca, al desnudarse frente a su esposa. 

 

El asunto no habría pasado de una anécdota de no ser por su esposa que empezó a tratar de aumentar la ración diaria para inflarle los cachetes.  Al cabo de algunas semanas se dio por vencida, porque aunque el sujeto comía todo lo que le servían, como le habían enseñado en casa de doña Marina, no lograban su objetivo. Los mismos cincuenta y cinco kilitos.

 

El paso siguiente: ir a la  EPS, no solucionó mucho las cosas. El purgante que recetó el médico general, no ocasiono las urgencias al excusado que traía el quinopodio que daban gratis en el servicio militar. No se despertó el  hambre atroz que predecía el joven, una vez hubiera surtido su efecto el medicamento.  Doña Ceci seguía ensañada contando el número de huecos que se observaban al abrocharle la correa, sin que la vaina cambiara para bien o mal.

 

Al regresar  a consulta al mes siguiente, la báscula seguía inamovible en 55 kilos. Después de meditarlo un rato, el hombre se acerco a la oficina del médico supervisor y minutos después llegó con una sonrisa, diciendo que había logrado aprobación de la formula de multivitaminas que lo iban a convertir su paciente en un obeso candidato a cirugía de bypass gástrico.

 

Dos meses de multivitaminas y sobredosis de arroz y papas no lograron su objetivo. La visita al señor medico fue divertida por la cara que ponía el pobre hombre cuando miraba la bascula con desconsuelo. Eso es lo bueno de tener un médico familiar, pensaba don Germán, se preocupan por vos, mientras trataba de ayudar al joven galeno con sus preocupaciones. Es que no es posible que Usted siga en el mismo peso a pesar de todos mis esfuerzos, así que creo que lo mejor es que le haga unos exámenes de rutina para descartarle problemas graves. No se preocupe que yo me los hago, medico, decía don Germán con cara de niño regañado.

 

De regreso al consultorio, con el sobre sellado donde la bacterióloga daba sus conclusiones inamovibles, don Germán empezó a pensar en lo que estaba haciendo allí. A mí no me duele nada, doctor. Mientras, el médico abría parsimoniosamente su recado y lo miraba con asombro. Nada, como es posible, y luego lo conducía a la pesa, que dictaba la misma cifra una y otra vez.  Solo queda algo por hacer, don Germán. Vamos a ir donde el internista. Él si nos da con el chiste.

 

Tras numerosas filas y cumplimientos, nuestro amigo ingresaba al consultorio del especialista, con semblante preocupado y sobre todo buscando en los entresijos de su cerebro un dolor que anteponer. No le duele nada? A qué viene? Doctor, mi médico me envío porque he bajado de peso a pesar de todas sus indicaciones. Ah, entonces estamos buscando una enfermedad consuntiva, mi amigo. Don Germán asentía sin comprender.

 

Al salir con las nuevas solicitudes, después de una revisión minuciosa con resultado en blanco y cada vez más convencido de que su situación era grave, nuestro héroe se apresuró a cumplimentar el pedido y llevar el nuevo sobre al médico internista. Trataba de recordar: consuntiva es el nombre grave para una enfermedad que no tenia cura: una tuberculosis, un SIDA o algo así.

 

Eureka, aquí tenemos la respuesta: mi querido señor, su resultado de Antígeno Carcino Embrionario ha salido positivo, lo cual significa que estamos en la dirección correcta. Tiene Usted un cáncer oculto. No se preocupe, ahora es solo cuestión de saber donde lo tiene y listo. Hoy en dia hay tratamiento para todo este tipo de enfermedades.  Por el momento haga usted una nueva fila para que le autoricen algunos exámenes de laboratorio, una tomografía abdominal, una tomografía de tórax y una tomografía de cráneo. Pronto podremos decirle donde este ese tumor tan escurridizo.

 

Tres meses después, algo más delgado y ojeroso por las preocupaciones, don Germán, caminando con menos presteza y de la mano de doña Ceci, ingreso a la oficina del internista con el paquete de radiografías.  La cara del galeno era de pasmo. No puede ser, no tiene nada. Donde puede estar este bendito tumor, se preguntaba en voz alta. Después de meditarlo un rato, hizo una nota en un papel y envío a nuestro hombre al sitio indicado. Debe ir al hematólogo oncólogo, porque da pena decirlo pero este caso se me salió de las manos.

 

El viejito hematólogo oncólogo tenía todavía más apretada la agenda, pero  finalmente, don Germán llegó a la pequeña oficina con olor a guardado.  El hombrecito de gafas y cabello ralo, lo recibió con enojo: Ojala que no sea demasiado tarde. Porque no vino antes? Como es posible que estos jóvenes ineptos no le hayan solicitado todavía una ecografía de hígado trans esofágica de cuarto nivel, una gammagrafía ósea, una colonoscopia y endoscopia de vías digestivas altas.  Como así que no siente nada? Si usted tiene un antígeno Carcino embrionario compatible con un cáncer avanzado.  

 

Cuando don Germán llegó con sus cincuenta y cinco kilos y un mamotreto de exámenes  que decían unos positivos y otros negativos, pero que al final no explicaban nada. El anciano medico lo miro por encima de sus gafas doradas. Amigo, no tiene Usted nada. Solo nos queda una posibilidad, que usted sea un simulador excelente o que tenga una enfermedad mental y por tanto vamos a descartarlo con un examen de personalidad y una revisión por nuestro psiquiatra.  No se preocupe, su cáncer está actualmente en una etapa muy incipiente, así que mientras tanto usted debe llenar este cuestionario con 514 preguntas de falso o verdadero y luego debe llevarlo a la psicóloga. Una vez tenga listo su examen, vamos a remitirlo donde nuestro especialista en enfermedades psicosomáticas para que le aplique el mejor tratamiento y sobre todo no se preocupe, porque los psiquiatras no son solo para los locos. Yo mismo estoy a punto de ir a visitarlo un dia de estos, con esta cantidad  de consulta que nos ponen las EPS.

En la puerta de la clínica, don Germán vio pasar su vida ante sus ojos. Pensó durante varios minutos si debía devolverse a pedir la cita con el psiquiatra, pero un repentino brillo le ilumino la mirada y tomó la decisión de marcharse por donde vino. Cogió su bicicleta, pago el costo del parqueadero y se perdió entre los autos de la avenida, con la sapiencia producto de los meses de ejercicio rutinario.

No iba a perder el último derecho que le quedaba.  A morirse de repente, como su abuelo. 

 

Publicado por Ivan | No hay comentarios

Comentarios

Debe haber iniciado sesión para dejar un comentario

  • No hay comentarios
Más artículos
Usuario: Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
Nombre: Apellidos: Usuario: Contraseña: Verificar contraseña: Correo electrónico:
Terapeutas conectados
En este momento no hay terapeutas disponibles en línea.

Para ser atendido en línea, seleccione el número de sesiones y el psicoterapeuta de su preferencia.

Sesiones
Psicoterapeuta
Frase célebre

Un pedazo de luna en el bolsillo es mejor amuleto que la pata de conejo.

Jaime Sabines

Grafiteros
  • Facundo: Camina o te alcanza la Parca http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_150458.html#.VMKSDoJeJx
  • kitayama: Expresar la ira es malo para los gringos y excelente para la salud de los japoneses
  • Mion: Ahora resulta que hacerse pis en la cama es el medidor de depresión: si te cascan te deprimes, si no lo hicieron, te salvas
  • Glass: No seas plástico, regresa al envase retornable
  • nietzche: Segun la mitologia cristiana, hoy 22 de octubre dios creo el mundo. Me gustaria saber quien y como pudo verificarlo
Saludo
Encuestas

Dado el creciente interés en el tema de la felicidad, nos preguntamos: ¿Cual de estas cosas te haría mas feliz?

Ganar la lotería
Tener un trabajo estable
Ser correspondido en el amor
Vivir muchos años
Resultados
Síganos
© 2017 Alféizar - Todos los derechos reservados
Desarrollado por FELINUX LTDA