Por favor espere ...
Servimos en salud mental
OPERACIÓN COBREMOS

lunes 20 de febrero de 2012, 03:26:23 PM

 

 

En alguna oportunidad, posiblemente ante una contestación escasa en argumentos,  descortés o tal vez desobligante a una de mis pacientes cuya consulta ya demoraba, fui interpelado sobre mi compromiso con su bienestar lo cual terminó en una diatriba acerca de mi interés prioritario en su salud acompañada de indignación por su alusión a mi beneficio económico derivado de la atención.  

 

Después de la dramática exaltación de mis intereses superiores en el bien de la humanidad, ya con algo más de calma, empecé a pensar que hace algún tiempo había abandonado mi carrera docente por algunas discusiones referentes a la frecuencia y valor de los honorarios y que las dos ocupaciones que había escogido para mi vida tenían aspectos éticos que no había estimado en relación con la paga por la labor.  

 

Desde mi posición recientemente considerada de bienhechor de mis pacientes y mis alumnos, maestro que esperaba servir antes de comer, me encontré repentinamente cercano a los médicos descalzos de la antigua china, que enfocaban su accionar en la prevención y que en sus primeras expresiones obtenían su sustento cuando lograban evitar las epidemias y mantener sana la población rural para la cual trabajaban. Así, los campesinos agradecidos con este servidor, le hacían entrega de lo necesario para vivir y desear ayudarles.  

 

Este método bucólico e idealista de la paga por la comunidad se rompió en la China hace más de veinte años cuando decidieron pasar de la economía comunitaria por una mas individualizada y así daban la posibilidad a las personas de escoger el médico e imagino que también la escuela en la que querían que sus hijos estudiaran.

 

De forma paradójica, otros países empezaron en ese preciso momento a estandarizar la educación y la salud haciéndolos accesibles a todos sus ciudadanos y al impedir la existencia de instituciones privadas, creaban condiciones en las que el país entero estaba atento a lo esencial. En el caso de la educación, lograban que la gente se concentrara en enseñar y en aprender. El ejemplo clásico es  Finlandia, que desde 1979 eliminó las escuelas privadas y cada año aparece en lugar destacado de las pruebas de evaluación de los escolares en el mundo.

 

Mi interés en el tema se ha visto acrecentado con recientes noticias sobre la existencia de miles de estudiantes y cientos de colegios “fantasmas” en mi país,  en el cual se paga a los departamentos por el número de estudiantes que tienen inscritos en los colegios, lo cual incentivo la creación de gran numero de instituciones para optar por estos recursos y ahora la elevación fraudulenta de la cantidad de estudiantes.

 

Los docentes y los profesionales de la salud, en general, el grupo de personas que se ocupan de los servicios, han tenido la misma queja que manifesté al principio del texto en relación con la oportunidad y el valor de la paga que reciben.

 

Sobre la oportunidad descubrí accidentalmente el nombre del método usado por los docentes para exigir que su retribución les llegue a tiempo.  Un docente que por la exigüidad de la paga empezó a trabajar en su tiempo libre en una institucion privada me hizo el comentario sobre su descanso mensual de media jornada el dia en que los empleados sindicalizados del magisterio proclamaban la “operación cobremos”, en la que todos a una dejaban de laborar el primer dia del mes si no se les había pagado la treintena anterior y esta condición se convirtió en una rutina que se constituía en un descanso obligado que podía involucrar varios de los primeros días de cada mes.

 

Este asunto de la paga no es nuevo y cuando investigué encontré que métodos para  pagar y ablandar al maestro han existido desde la antigüedad.  Una tablilla de arcilla de más de cinco mil años,  hace un extraordinario relato de los problemas de la educación en la civilización mesopotámica, cuna de la historia, que transcribo de forma casi literal del texto del traductor, maestro Samuel Noah Kramer, pues mis conocimientos de lenguaje cuneiforme sumerio no alcanzan ni el nivel de precario.

 

En cuanto al salario del maestro parece que era tan mezquino como lo es hoy día y por consiguiente el maestro no deseaba sino tener la ocasión de mejorarlo con algún suplemento por parte de los padres. El ensayo en cuestión, redactado sin duda alguna por alguno de los profesores adscritos a la «casa de las tablillas», comienza por esta pregunta directa al alumno: «Alumno: ¿dónde has ido desde tu más tierna infancia?» El muchacho responde: «He ido a la escuela.» El autor insiste: « ¿Qué has hecho en la escuela?»

 

La respuesta no presenta mayor diferencia con lo que hacen los alumnos de hoy: «He recitado mi tablilla, he desayunado, he preparado mi nueva tablilla, la he llenado de escritura, la he terminado; después me han indicado mi recitación y, por la tarde, me han indicado mi ejercicio de escritura. Al terminar la clase he ido a mi casa, he entrado en ella y me he encontrado con mi padre que estaba sentado. He hablado a mi padre de mi ejercicio de escritura, después le he recitado mi tablilla, y mi padre ha quedado muy contento... Cuando me he despertado, al día siguiente, por la mañana, muy temprano, me he vuelto hacia mi madre y le he dicho: "Dame mi desayuno, que tengo que ir a la escuela." Mi madre me ha dado dos panecillos y yo me he puesto en camino. En la escuela, el vigilante de turno me ha dicho: "¿Por qué has llegado tarde?" Asustado y con el corazón palpitante, he ido al encuentro de mi maestro y le he hecho una respetuosa reverencia.»

 

A pesar de la reverencia no parece que este día haya sido propicio al desdichado alumno. Tuvo que aguantar el látigo varias veces, castigado por uno de sus maestros por haberse levantado en la clase, castigado por otro por haber charlado o por haber salido indebidamente por la puerta grande. Peor todavía, puesto que el profesor le dijo: «Tu escritura no es satisfactoria»; después de lo cual tuvo que sufrir nuevo castigo.

 

Aquello fue demasiado para el muchacho. En consecuencia, insinuó a su padre que tal vez fuera una buena idea invitar al maestro a la casa y suavizarlo con algunos regalos, cosa que constituye, con toda seguridad, el primer ejemplo de ofrecimiento de prebendas en toda la historia escolar.

 

El autor prosigue: «A lo que dijo el alumno, su padre prestó atención. Hicieron venir al maestro de escuela y, cuando hubo entrado en la casa, le hicieron sentar en el sitio de honor. El alumno le sirvió y le rodeó de atenciones, y de todo cuanto había aprendido en el arte de escribir sobre tabletas hizo ostentación ante su padre.» El padre, entonces, ofreció vino al maestro y le agasajó, «le vistió con un traje nuevo, le ofreció un obsequio y le colocó un anillo en el dedo».

 

Conquistado por esta generosidad, el maestro reconforta al aspirante a escriba en términos poéticos, de los que ahí van algunos ejemplos: «Muchacho: Puesto que no has desdeñado mi palabra, ni la has echado en olvido, te deseo que puedas alcanzar el pináculo del arte de escriba y que puedas alcanzarlo plenamente... Que puedas ser el guía de tus hermanos y el jefe de tus amigos; que puedas conseguir el más alto rango entre los escolares... Has cumplido bien con tus tareas escolares, y hete aquí que te has transformado en un hombre de saber.»

 

El ensayo termina con estas palabras entusiastas. Sin duda, el autor no podía prever que su obra sería desenterrada y reconstruida cuatro mil años más tarde, en el siglo XX de otra era, y por un profesor de una universidad americana.

 

Mientras entra al consultorio mi siguiente paciente y yo acabo de leer ese texto sorprendente, me pregunto si no será mejor dejar que mi secretaria cobre la consulta y yo me concentre en recibir los obsequios, como hacen los demás. 

 

Publicado por Ivan | No hay comentarios

Comentarios

Debe haber iniciado sesión para dejar un comentario

  • No hay comentarios
Más artículos
Usuario: Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
Nombre: Apellidos: Usuario: Contraseña: Verificar contraseña: Correo electrónico:
Terapeutas conectados
En este momento no hay terapeutas disponibles en línea.

Para ser atendido en línea, seleccione el número de sesiones y el psicoterapeuta de su preferencia.

Sesiones
Psicoterapeuta
Frase célebre

Después de escudriñar en los estratos, después de consultar a los sabios, de analizar y precisar y de calcular atentamente, he visto que lo mejor de mi ser está agarrado de mis huesos.

Walt Whitman

Grafiteros
  • Facundo: Camina o te alcanza la Parca http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_150458.html#.VMKSDoJeJx
  • kitayama: Expresar la ira es malo para los gringos y excelente para la salud de los japoneses
  • Mion: Ahora resulta que hacerse pis en la cama es el medidor de depresión: si te cascan te deprimes, si no lo hicieron, te salvas
  • Glass: No seas plástico, regresa al envase retornable
  • nietzche: Segun la mitologia cristiana, hoy 22 de octubre dios creo el mundo. Me gustaria saber quien y como pudo verificarlo
Saludo
Encuestas

Dado el creciente interés en el tema de la felicidad, nos preguntamos: ¿Cual de estas cosas te haría mas feliz?

Ganar la lotería
Tener un trabajo estable
Ser correspondido en el amor
Vivir muchos años
Resultados
Síganos
© 2017 Alféizar - Todos los derechos reservados
Desarrollado por FELINUX LTDA