Por favor espere ...
Servimos en salud mental
PUBLICAR UN LIBRO

miércoles 27 de junio de 2012, 08:37:27 AM

PUBLICAR UN LIBRO

 

Por, Milton Fabián Solano Zamudio

 

La mano lucha contra el inicio de este escrito. La mano que tendrá que trabajar mucho si se quiere un libro que valga la pena y se presente sin pena, como hijo que sobresale.

La mano que va al bolsillo, también lucha, la plata ¿de dónde? Quien podría saber si algunos libros serán usados después como solución a la mesa lunanca, como un buen portavasos o en el mejor de los casos, como arrullo mientras se está sentado en la taza del retrete. Nadie lo asegura. Qué tal, encontrar tu libro autografiado por ti en un remate de libros donde su precio equivale a media docena de huevos.

En fin, a cuántos amigos conozco, publicantes sin compasión por su mano, como yo, febriles soñadores de páginas teñidas de letras propias. Cuántos orates sostienen revistas que luego desaparecen junto con su costilla masculina o femenina.

La soledad del apasionado escritor, su nueva novela, es vivir, conseguir cómo publicar otra vez, sin patrocinio, sin un trabajo que le de algo más que el cubrimiento de un techo y una canasta de comida que se llena en la galería, nunca en un supermercado, que le suena a silencio y a fría distancia.

Una vez se consigue publicar el libro, la ocurrencia es hacerle un lanzamiento, tirarse sin ropa desde el piso veinticinco de la ingenuidad e invitar a que la gente vea esto. Nunca se sabe quien asistirá, algún trozo de familia que no se haya cansado de las alucinaciones y delirios, algún amigo, una admiradora secreta, los colegas de esquizofrenia literaria o el Plenilunio que se asome a acariciar la cabeza del loco.

El libro se vende a ojo de buen librero, es decir, el precio lo pone el cálculo de los sueños multiplicados por la infinita sed de ser leído, así en la noche se venden los libros que alcanzan para la celebración con dos botellas de vino, donde se obsequian cinco libros.

Cuando el libro es poemario, existen mayores posibilidades que el escritor forre un cuarto con sus libros, y muchos comenten que la poesía no es consumible, además siempre se piensa en el recurrente tema del amor que cae en la cursilería para referirse al poema.

La tecnología, la red, como es llamada la presente ausencia internáutica, propone un ancianato para los libros impresos, pasar las páginas con las yemas de los dedos, sentir el olor de las hojas, leer bajo un árbol, se reemplazan por la computadora, el click, el link y sus secuaces.

Entonces, ¿qué esperanza hay para el escritor no reconocido en la época de “la blackberry”?

La literatura, la sed de publicar los decires propios que generen huella en otros, el libro como palabra de una época, de un momento, de un sentir, debe trascender las dudas, con la certeza propia del loco, aquel que si tiene suficiente luz para expandirla de su mano a las páginas y a los ojos, será el loco que llega a ser querido por su barrio, su pueblo, su ciudad, su país…

El asunto de la pobreza o la riqueza, no es tema de discusión aquí, cuando el reconocimiento es lo que se busca.

De todas formas, amigos y colegas orates: Sigamos alucinando y delirando talento, que como decía Héctor, “pronto llegará el día de nuestra suerte”, la suerte que se trabaja y se busca, aprovechemos lo que parece ser nuestro enemigo y construyamos nuevos puentes, esos que se tejen con las manos de quienes pensaban no tener nada en común, más que la distancia.

Dejo esta propuesta, a manera de un por ejemplo, con la firme idea de que quien lo lea se ponga las gafas y cierre los ojos:

 

POEMA EN 3D

 

Cierra los ojos

Bien abiertos

Siente el salto al vacío

Los gritos en el diafragma

Tu cuerpo se clava como flecha

En el agua…

Luego, respira con fuerza

Abrázate de la orilla

Duerme y sueña que eres pirata

 en un barco rodeado de tormenta nocturna

 

El sueño se corta

Cuando la piel se torna

Pintada de sol y el paladar

Recuerda el sabor del limón.

Te levantas

Miras al cielo

evocas…

Sí, este poema

Es una sirena que nada feliz

En la oscuridad de mi pupila.

Publicado por Milton Fabian | 1 comentario

Comentarios

Debe haber iniciado sesión para dejar un comentario

  • Ivan dijo:

    Perder el miedo es el primer paso para empezar a triunfar

    Mié 27 Jun 2012 09:09:57 COT

Más artículos
Usuario: Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
Nombre: Apellidos: Usuario: Contraseña: Verificar contraseña: Correo electrónico:
Terapeutas conectados
En este momento no hay terapeutas disponibles en línea.

Para ser atendido en línea, seleccione el número de sesiones y el psicoterapeuta de su preferencia.

Sesiones
Psicoterapeuta
Frase célebre

Las estrellas brillan para todos, solo hay que saber mirar.

Anónimo

Grafiteros
  • Facundo: Camina o te alcanza la Parca http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_150458.html#.VMKSDoJeJx
  • kitayama: Expresar la ira es malo para los gringos y excelente para la salud de los japoneses
  • Mion: Ahora resulta que hacerse pis en la cama es el medidor de depresión: si te cascan te deprimes, si no lo hicieron, te salvas
  • Glass: No seas plástico, regresa al envase retornable
  • nietzche: Segun la mitologia cristiana, hoy 22 de octubre dios creo el mundo. Me gustaria saber quien y como pudo verificarlo
Saludo
Encuestas

Dado el creciente interés en el tema de la felicidad, nos preguntamos: ¿Cual de estas cosas te haría mas feliz?

Ganar la lotería
Tener un trabajo estable
Ser correspondido en el amor
Vivir muchos años
Resultados
Síganos
© 2017 Alféizar - Todos los derechos reservados
Desarrollado por FELINUX LTDA