Por favor espere ...
Servimos en salud mental
Tema de la semana
  • martes 27 de agosto de 2013, 12:22:59 PM

    EL MOMENTO BIPOLAR

    EL MOMENTO BIPOLAR

     

    Los avances en el conocimiento y difusión pública del trastorno afectivo bipolar han permitido que sus signos y síntomas sean más conocidos por el público en general lo cual ha incrementado  los diagnósticos de primera vez. Paulatinamente muchas personas se han acercado al médico y al psiquiatra con síntomas inespecíficos de cambios en su estado anímico que interpretan como problemáticos, que les dificultan relacionarse con sus familiares, parejas y amigos cercanos; que les generan conflictos en sus sitios de labor y de estudio y todos ellos van con la expectativa positiva o negativa de padecer el famoso síndrome bipolar.

     

    La condición bipolar, como en su tiempo la paranoia o la neurosis se ha convertido en parte del vocabulario médico habitual y a pasos gigantes, del dialogo cotidiano de la gente del común.

     

    Después de varios años de convivencia, las esposas aburridas, hartas de las llegadas tarde de su compañero, que anteriormente tiraban la olla o el mazo y se iban a dormir después de haber descargado su ira sin remordimientos y sin mayores consecuencias excepto que el sujeto salía volando al otro día a comprar flores o chocolates, ahora se encuentran con la posibilidad diagnostica y algunas terminan en toma de medicamentos psiquiátricos de alta complejidad y riesgo.

     

    Los niños inquietos e irritables, que no soportan la espera en las oficinas sentados en su silla o que no podían tolerar el paso por un almacén de juguetes sin halar la falda y llorar desconsolados buscando que la madre entrara y comprara, ya no se llevan una reprimenda y un jalón de orejas sino que ingresan a la lista de pacientes psiquiátricos medicados.

     

    Los abuelos que empiezan a tornarse demandantes, irritables o tristes por las pérdidas acumuladas por los años de duelos de parejas, familiares o amigos,  de pérdidas de empleos o ingresos económicos, habilidades físicas o de memoria, ya no son consolados sino enviados a la consulta bipolar.

     

    Los escolares oposicionistas y contestatarios, que no se adaptan en la escuela a permanecer callados y alteran la clase con sus preguntas fuera del formato rígido del docente, que en casa argumentan y  contradicen, ya no se llevan un correazo o un bofetón sino que ingresan al hospital psiquiátrico.

     

    Todos los psicóticos y deficientes mentales  que se enojan o que en algún momento ríen o lloran sin razón clara, que no logran superar las clases, hacen rabietas o se desbordan sin control entran  a constituir una nueva categoría de enfermos, los bipolares.

     

    La adolescente que en algún momento de su corta vida ha llegado a sentirse sola, insegura, estúpida, tonta, fea, gorda o flaca ya no obtiene una voz de consuelo de la madre que pasó por lo mismo, que la abrace y le diga “Todo va a estar bien” así sea mentira, sino que va a dar al consultorio mental.

     

    El trastorno bipolar no es lo mismo que los altibajos emocionales que sufren todas estas personas, existe y seguramente requiere tratamiento psiquiátrico y psicológico intensivos pero la presencia en la prensa rosa de sujetos famosos que han sido diagnosticados bien o mal, como Catherine Zeta Jones, Demi Lobato, Mel Gibson o Britney Spears ha contribuido a darle un estatus mediático al tema y de forma paradójica incentiva en el común de la gente y entre los médicos este diagnostico, que acapara titulares de los medios de comunicación perdiendo de vista su complejidad y riesgo, así como las problemáticas adicionales que conlleva.

     

    Nadando en medio del temporal, las empresas farmacéuticas aprovechan el momento para vender sus productos como si fueran parte del mercado y así observamos hace un par de meses a la directora de marketing de Lundbeck España, definiendo sin pudor a la enfermedad bipolar como “la enfermedad de los genios”. Así cualquiera se antoja…

     

    Los psiquiatras tampoco es que ayuden mucho. Las más recientes críticas a la nueva clasificación psiquiátrica, el DSM-V han puesto en la palestra la perdida de límites claros en este y otros diagnósticos, haciendo más fácil que los médicos etiqueten y receten sin medida.

     

    Decir que uno es bipolar de alguna forma inmiscuye el termino dentro del carácter y la identidad, lo cual es absurdo, pues a nadie se le ocurre definirse por sus otros problemas médicos, exceptuando una que otra característica morfológica distintiva: “soy el del lunar en la oreja o el de la nariz grande”, pero no dice “soy Juancho, diabético e hipertenso” o “mucho gusto, Maria la hipocolesterolemica”.  

     

    IVAN OSORIO

     

    Publicado por Administrador

Otros temas
Usuario: Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
Nombre: Apellidos: Usuario: Contraseña: Verificar contraseña: Correo electrónico:
Terapeutas conectados
En este momento no hay terapeutas disponibles en línea.

Para ser atendido en línea, seleccione el número de sesiones y el psicoterapeuta de su preferencia.

Sesiones
Psicoterapeuta
Frase célebre

Las ideas son como las pulgas , saltan de unos a otros, pero no pican a todos

George Bernard Shaw

Grafiteros
  • Facundo: Camina o te alcanza la Parca http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_150458.html#.VMKSDoJeJx
  • kitayama: Expresar la ira es malo para los gringos y excelente para la salud de los japoneses
  • Mion: Ahora resulta que hacerse pis en la cama es el medidor de depresión: si te cascan te deprimes, si no lo hicieron, te salvas
  • Glass: No seas plástico, regresa al envase retornable
  • nietzche: Segun la mitologia cristiana, hoy 22 de octubre dios creo el mundo. Me gustaria saber quien y como pudo verificarlo
Saludo
Encuestas

Dado el creciente interés en el tema de la felicidad, nos preguntamos: ¿Cual de estas cosas te haría mas feliz?

Ganar la lotería
Tener un trabajo estable
Ser correspondido en el amor
Vivir muchos años
Resultados
Síganos
© 2017 Alféizar - Todos los derechos reservados
Desarrollado por FELINUX LTDA