Por favor espere ...
Servimos en salud mental
Tema de la semana
  • lunes 18 de julio de 2011, 12:48:34 AM

    METODO PARA COMER DOCE UVAS ANTES DE MEDIANOCHE

     

      

    En Colombia, cuando se aproximan los empleados de las Secretarias de Salud Municipales a hacer la encuesta del SISBEN, el sistema de medición de la situación económica y social de las familias para determinar su estrato social y el derecho a subsidios, los padres corren a enviar la nevera, el televisor y el equipo de sonido a la casa de un vecino o amigo. El objetivo es evitar que su presencia en casa, modifique hacia arriba su  estrato social. 

     

    Esto que parece un exabrupto, no lo es tanto.  Si el estrato social es nivel uno (estrato bajo bajo) o  dos (bajo), tiene una serie de “derechos” que pierde cuando por accidente lo suben de estrato al tres (en el que tienes subsidio parcial) o en un caso aterrador, al estrato cuatro, en el que al ser declarado Clase Media Media, pierde todos los subsidios sociales de salud o bienestar social.  Se convierte en alguien de un grupo en extinción, una nueva especie de parias sociales.

     

    Aunque el sistema inició en 1994 como método para identificar y separar a los pobres de los no pobres; ha tenido variaciones a lo largo de este tiempo e incluso hace dos años, se empezó a implementar un nuevo sistema de evaluación del Sisben que dio pie a que algunos líderes políticos expresaran preocupaciones: “Lo importante es que no se diga que hay menos pobres en la ciudad por los resultados de la encuesta”."Me parece que el resultado de esa encuesta le puede quitar pobres a la ciudad y que eso cambie la atención a personas que necesitan del apoyo del Sisbén y de los programas de la Alcaldía", fueron afirmaciones corrientes.

     

    El asunto tecnocrático de definir una línea a partir de la cual deja alguien de ser pobre, en un país como el nuestro, es bastante errático. En general el sistema funciona bien en poblaciones pequeñas, donde la gran mayoría de la población es pobre en términos de necesidades básicas insatisfechas (NBI) pero es bastante irregular su aplicación en grandes ciudades en las que la movilidad de la población y la fragilidad del ingreso no permiten actualizar los censos a la velocidad que responda a las necesidades de la mayoría.

     

    Pero mientras los tecnócratas se escarban la cabeza buscando la mejor manera de definir quién es pobre y quien miserable, los políticos buscan aumentar  los índices de pobreza de sus respectivas ciudades y departamentos porque de este indicador dependen las cantidades de dinero que reciben aquellos para programas sociales, lo que permite incluir hasta muertos o personas que viven en el extranjero, en los censos municipales.  Un ejemplo se evidenció esta semana, cuando el presidente salió a los medios a informar que algunos departamentos y ciudades estaban aumentando el número de niños, con la idea de incrementar de manera fraudulenta los ingresos que les asigna la nación para la educación.  

     

    Esto de aumentar los niños puede ocurrir de diversas maneras: aumentar fraudulentamente el número en los censos o aumentar la cantidad de hijos por parte de algunas familias que de esta manera reciben más subsidios. Y como el indicador de personas por familia también influye, algunos avivatos descubrieron que podían cobrar a personas solas para hacer parte de su familia en esta encuesta.

     

    Como el asunto de la discriminación hacia arriba también funciona para otras cosas, algunos jóvenes de estratos mas altos, se hicieron afiliar al Sisben para lograr disminución en los costos de ciertos requisitos como la libreta militar o la matricula universitaria.

     

    Las trampas en relación con la encuesta están refinándose. Las personas contestan la encuesta disminuyendo su nivel educativo, por ejemplo. Cada vez son mas las personas que según esta encuesta, no han completado su nivel educativo o están desempleadas a pesar de aparecer en otras encuestas, como las de impuestos, donde  aparecen como empleados o pequeños empresarios.

     

    El asunto es mas complejo de lo descrito hasta aquí: Muchas de las personas que ingresan al mercado laboral y  que previamente se encontraban con su familia como beneficiarios del subsidio en salud (SISBEN) no quieren que les descuenten los porcentajes de su ingreso que por ley les corresponde entregar. Y es entendible: si ya estoy cubierto en salud, y no me cuesta nada, ¿por qué he de aceptar que me saquen dinero de mi sueldo para pagarlo?

     

    La brecha sigue ampliándose, porque entonces existe un grupo de personas que prefieren seguir desempleadas o con empleos temporales en los que no tienen afiliación, ya que al estar empleadas tienen que pagar por su salud y con la inestabilidad en el empleo, regresar a su estatus de desempleadas no implica que le asignen nuevamente el subsidio sino que debe esperar durante meses a que lo vuelvan a encuestar o hacer uso de los métodos fraudulentos de pagarle a alguien para que lo incluya en la encuesta o pedirle a algún político con influencia en esta oficina que le haga ese procedimiento a cambio de sus votos y los de su familia, como se evidenció en las elecciones parlamentarias del año 2010.

     

    En conclusión, este método de evaluación y discriminación hacia debajo de la población, que se esperaba sirviera para solucionar algunos problemas crónicos de la población pobre, ha llevado a muchos de los programas sociales a terminar siendo asistencialistas, generando una trampa de pobreza para sus beneficiarios en la medida en que encuentran muy alto el costo de perder dichos beneficios y otorgando incentivos perversos para perpetuar su condición de pobreza

     

    Por motivos diversos, incluyendo los expuestos, la clase media en nuestro país desapareció y la explicación final es el fraude  y el engaño que permiten al que las realiza, obtener el subsidio en salud y  ser sujeto de otros beneficios como por ejemplo cupos prioritarios en los colegios oficiales, subsidios de vivienda y demás.

     

    Así las cosas, sin clase media, nuestro país presenta una brecha gigantesca entre las personas de los estratos altos y los de los estratos bajos, como lo muestran las diversas encuestas que miden el índice de desigualdad entre ricos y pobres, llamado INDICE GINI que se mide anualmente y muestra que Colombia es el segundo país mas desigual de América, solo superado por Haití.  

     

    La trampa sirve para todo, incluso para lograr con un titular engañoso que la gente siga leyendo  un texto aburridor hasta el final.

     

    Ahora bien, el método para comerse las uvas lo suficientemente rápido ya fue descubierto: basta con quitarle el pellejo y partirlas por la mitad para retirarles las semillas.

    Publicado por Ivan

Otros temas
Usuario: Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
Nombre: Apellidos: Usuario: Contraseña: Verificar contraseña: Correo electrónico:
Terapeutas conectados
En este momento no hay terapeutas disponibles en línea.

Para ser atendido en línea, seleccione el número de sesiones y el psicoterapeuta de su preferencia.

Sesiones
Psicoterapeuta
Frase célebre

Para llevar a cabo grandes empresas hay que vivir como si nunca se hubiera de morir.

Marqués de Vauvenargues

Grafiteros
  • Facundo: Camina o te alcanza la Parca http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_150458.html#.VMKSDoJeJx
  • kitayama: Expresar la ira es malo para los gringos y excelente para la salud de los japoneses
  • Mion: Ahora resulta que hacerse pis en la cama es el medidor de depresión: si te cascan te deprimes, si no lo hicieron, te salvas
  • Glass: No seas plástico, regresa al envase retornable
  • nietzche: Segun la mitologia cristiana, hoy 22 de octubre dios creo el mundo. Me gustaria saber quien y como pudo verificarlo
Saludo
Encuestas

Dado el creciente interés en el tema de la felicidad, nos preguntamos: ¿Cual de estas cosas te haría mas feliz?

Ganar la lotería
Tener un trabajo estable
Ser correspondido en el amor
Vivir muchos años
Resultados
Síganos
© 2017 Alféizar - Todos los derechos reservados
Desarrollado por FELINUX LTDA